Acerca de mí

 .

Mari Ángeles Cámara - www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid y Skype - Bioneuroemoción - Hipnosis.

Cuando alguien juzgue tu camino, préstale tus zapatos

.

Te contaré algo acerca de mí. Hace algunos años, en una asociación de mi localidad a la que asistía por aquel entonces, realizamos un ejercicio que consistió en que cada una de las participantes (éramos todas mujeres) escribiera una frase que, a título personal, definiese a cada persona del grupo. Una vez lo hicimos pasamos a leerlo en voz alta. Recuerdo que aproximadamente ese día rondaríamos las 15 personas. Cuando llegó mi turno, mis compañeras, una a una, fueron leyendo lo que habían escrito sobre cómo me percibían. Me sorprendí. Todas ellas coincidieron describiéndome como una “buscadora de la Verdad”.

Todo lo que buscas siempre ha estado en tu interior

No me cabe la menor duda de que si has llegado hasta aquí es porque TÚ también eres un buscador, una buscadora de la Verdad. Y ahora te diré algo muy importante: Ya puedes dejar de buscar, porque aquello que necesitas encontrar siempre ha estado contigo, sólo tienes que mirar en tu interior.

Ya lo decía el mago Merlín en la entrañable historia “El caballero de la armadura oxidada”  de Robert Fisher: “cuando el alumno está preparado aparece el maestro”. Todos somos maestros y todos somos alumnos, pero sólo ve el que tiene ojos para ver, y sólo escucha el que tiene oídos para escuchar, por lo tanto, es cuando buscamos fervientemente algo en la vida, cuando aparecen las personas, las situaciones y las circunstancias apropiadas para continuar con éxito (en todos los  términos habidos y por haber de abundancia) nuestro camino.

Recuerdo que, dentro de mi timidez, fui una niña inconformista que me revelaba contra lo que se consideraba “obvio”, pues desde siempre intuí que “tenía que haber algo más”. Los “por qués” que me asaltaban no iban dirigidos hacia mamá o papá, sino que mirando hacia el cielo (lugar dónde según la religión judeo-cristiana en la que me educaron era la residencia de Dios) esperaba impaciente la respuesta.

Algunas veces escuchaba una voz que, en un dulce susurro, me contestaba. Daba por hecho que la respuesta me venía de bien arriba, sin embargo ahora entiendo que era la voz de mi corazón. Y es que el Universo, la Divinidad, o como cada cual quiera llamar a esa Energía que nos une a todos… que forma parte de nuestra Esencia… es la única que puede ofrecernos todas las respuestas.

Gran parte de mi vida la he dedicado al Yoga, al Reiki, a la Meditación, a la Numerología… He investigado de manera autodidacta el Ayurveda, el estudio del Eneagrama, la Medicina China… hasta que un día, por medio de una gran amiga, llegó a mis manos el libro “La enfermedad como camino“, primera semilla de mi siembra.

Aquello que te busca, te encuentra

Poco después, como demostración de que el Universo es cuántico, irrumpieron al unísono en mi vida la BioNeuroEmoción® y el libro Un Curso de Milagros. Fue entonces cuando escuché aquella vocecita dulce y melodiosa tan conocida por mí diciéndome: “Esto es lo que andabas buscando”. En ese momento eché el freno para dejarme sentir en todo mi Ser una profunda emoción, y es que nada hasta entonces había despertado tanto mi pasión como el sentimiento de tener la plena certeza de que ESTE era mi camino.

Y por él sigo avanzando: unos días doy tres pasos, otros sólo uno, y otros me detengo y simplemente observo. La meditación, que antes practicaba cada mañana al levantarme, la he sustituido por la voluntad y la intención de estar totalmente consciente en cada instante de mi vida, y os puedo asegurar que, como todo entrenamiento, cuanto más lo practicas mayores resultados obtienes.

El primer paso, y el que más cuesta, es salir de esa cómoda y familiar “zona de confort”. Asusta darte cuenta que has estado viviendo tirando las pelotas fuera y tener la certeza de que a partir de este momento no va a seguir siendo así. Aún recuerdo las palabras de mi querida maestra Fabi, “date por jodida”, ante mi asombro por mi “primer descubrimiento” de este nuevo paradigma. Para mí supuso quitarme el disfraz de víctima para vestirme con un traje nuevo llamado responsabilidad. Pero a pesar de todos los “inconvenientes”, creerme si ahora os digo que no lo cambiaría por nada del mundo: ¡esto es libertad, felicidad, poder!, ¡esto es vivir!, ¡esto es Ser!.

La montaña puede parecer muy alta y empinada desde abajo, pero si das un paso, detrás de ese vendrá otro, y otro, y otro… y una vez arriba todo esfuerzo habrá merecido la pena, o como digo a menudo, ¡habrá merecido la alegría!.

.

¡¡Sólo tienes este instante… y es el mejor instante de tu VIDA!!

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!