¿Qué número ocupas entre tus hermanos? (Parte 2)

www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid | ¿Qué lnúmero ocupas entre tus hermanos? (Parte 2)

  • www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología

.

Personalidad y orden de nacimiento

.

Quiero comenzar este post, que aparece como continuación del titulado “¿Qué número ocupo entre mis hermanos? (Parte 1)”, refiriéndome nuevamente a la biología puesto que, contemplado desde ella, el ser humano es un animal territorial: necesita por tanto tener un territorio y ser alimentado y reconocido en él. Nuestro territorio cuando somos pequeños niños es papá, y sobre todo lo es mamá. Es tan importante el territorio que de no ser porque somos seres “racionales” mataríamos por él; por lo tanto es totalmente natural, porque es biológico, que compitamos entre hermanos.

Antes de mostrarte qué personalidad desarrolla cada hijo quiero advertirte que esto son generalidades, es decir, que si bien se pueden aplicar a un gran número de personas no significa que la descripción sea la misma para todos. Por supuesto que esta información te puede ayudar a entender ciertos patrones conductuales y por tanto a elegir qué hacer al respecto, pero sin olvidar que tan solo se trata de una parte puesto que, como ya hemos visto, también “somos” información del Transgeneracional e información del Proyecto Sentido.

Por último recuerda que el primer hijo comparte semejantes características con el cuarto y el séptimo hijo, el segundo con el quinto y el octavo, y el tercero con el sexto y el noveno (cuadro de afinidad entre hermanos mostrado en el artículo anterior), sin olvidar el contabilizar los niños que hayan podido morir y los abortos producidos, hayan sido naturales o provocados.

.

Hijo primogénito, “el líder”

www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid | Número ocupas tus hermanos parte 2Los padres se estrenan como tales con el primogénito, por lo que su atención hacia él suele excederse así como los cuidados que le prodigan; este es uno de los principales motivos que provoca en el hijo el sentimiento de pérdida cuando los hermanos aparecen. El hecho de sentirse inadecuado o poco valioso con respecto al nuevo miembro, al que considera su enemigo, le lleva en ocasiones a aislarse (= crear su propio mundo) y/o a buscar la atención perdida fuera del núcleo familiar, aunque también puede ocurrir totalmente lo contrario y se alza cómo su protector.

Al no tener hermanos que le precedan el primogénito imita el modelo de sus padres y se convierte en un mini adulto, desarrollando desde una edad muy temprana una personalidad madura, responsable, estructurada, exigente (sobre todo consigo mismo), controladora y en algunos casos conformista.

Con todo suele ser una persona segura de sí misma, líder por excelencia, independiente, ambiciosa, a la no incomoda lanzarse por nuevos caminos y que encuentra con facilidad soluciones a los problemas. Su fuerza la lleva a ser un modelo de confianza y autoridad en su fratría, por lo que será la que busquen como “consejera” el resto de los hermanos.

El primogénito es a ojos del clan el representante del linaje paterno, lo que hace que se cree desde un principio una mayor conexión psico-emocional entre él y su padre. Cuando en lugar de un varón es una hembra la que ocupa este lugar recae sobre ella un peso importante: por una parte está la negación inconsciente del padre a aceptar a la hembra como primogénita, y por otra la culpa, también inconsciente, de la hija al saberse no esperada como mujer. Como consecuencia esta hembra luchará por acercarse a ser en lo posible el hijo que papá deseaba, desarrollando el rol masculino y minimizando el femenino (por ejemplo observaremos cómo la aparición de la menstruación se hace un tránsito doloroso desde el no querer sentirse mujer). 

El ser primogénito tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes. Hay padres que declinan sus responsabilidades en estos primeros hijos obligándoles, de una u otra manera, a realizar tareas que no les conciernen como pueden ser:

  • En el caso de los hombres, el de resolver problemas o dar protección a la madre y a sus hermanos.
  • En el caso de las mujeres el de hacerse cargo del cuidado de la casa o el de atender y alimentar a sus hermanos menores. 

El asumir estas responsabilidades puede generar en ellos el error de creerse irreemplazable.

El resultado, si es que es varón, es que termine siendo el patriarca y dedique su vida a guiar a la familia, y si es hembra, el que adopte el papel de madre simbólica para sus hermanos e incluso para su propia madre. El primogénito cuyo padre haya sido ausente, es decir, que éste sea por el motivo que sea no haya estado presente, será puesto por la madre en el lugar del “jefe de la manada”, generando con ello un adulto emocionalmente inmaduro. Por otro lado también denotará secretos en su árbol, sobre todo los relacionados con el padre, abuelo y bisabuelo, con los que emocionalmente está vinculado, impidiendo que desarrolle satisfactoriamente el rol de primogénito.

En relación al Proyecto Sentido el primogénito viene a cumplir el deseo, consciente o inconsciente, de sacar adelante el negocio familiar y/o el de atender y cuidar a sus padres durante la vejez, lo que le inhabilita para poder ejercer plena libertad sobre su propia vida. Este hecho a veces queda resuelto inconscientemente, y en otras se mantiene hasta tomar conciencia de ello.

Primogénito varón seguido de uno o varios hermanos

En los rasgos generales ya hemos visto que el primogénito, al serle arrebatado su territorio, tiende a percibir a su hermano como rival, puesto que si bien en ocasiones se alza como guía del hermano menor, lo corriente es que la relación entre ambos sea difícil hasta el punto de convertirse en auténtica competición por demostrar quién es el mejor.

El primogénito además se sabe especial e importante, señor del legado paterno y por tanto patriarca de la fratría, se identifica plenamente con los valores masculinos (padre, abuelo y bisabuelo).

Primogénito varón seguido de una o varias hermanas

Este hijo que desde su más tierna infancia desplegó toda su atención, comprensión y cuidados para con sus hermanas, se convierte en un adulto sumamente atento con las mujeres en general y con su pareja en particular, corriendo el riesgo con esta última de excederse en adulaciones o llegar a resultar posesivo. Profesionalmente se encontrará a gusto trabajando con o para las mujeres.

Primogénita hembra seguida de una o varias hermanas

El comportamiento de la primogénita hacia su/s hermana/s es de responsabilidad y rigurosidad, denotando una actitud maternal basada en la preocupación, la autoridad y el control. En su adultez estos criterios los vuelca hacia su marido e hijos, por lo que su pareja suele ser el hermano menor de hermanas que de alguna manera busca ser atendido.

Tiende a sacrificarse tanto por los demás que se olvida de ella misma… por lo que sus relaciones pueden verse envueltas en algún tipo de maltrato físico o psicológico. Recordemos que el “espejo” nos devuelve en todo momento como nos tratamos a nosotros mismos, y si yo no me respeto ni considero “necesito” que alguien me lo muestre para con ello reconducir mi camino.

En el caso de la primogénita la relación afectiva se hace más estrecha con el padre por el rol que recibe (dentro de la columna de afinidad está en el masculino).

Primogénita hembra seguida de uno o varios hermanos

Si bien habitualmente prioriza el rol materno protector, también puede darse en algunos casos una mayor masculinización con un marcado comportamiento dominante sobre el hermano. Cuando hablo de masculinización me refiero a que su comportamiento se rige desde el hemisferio derecho (desde dónde biológicamente se desenvuelve el macho), aunque en algunos casos abarca incluso rasgos físicos y formas de vestir masculinas.

A nivel árbol esta hija se vincula especialmente con la abuela y tías paternas (especialmente si lleva el nombre de alguna de ellas). Es una mujer valorada por los hombres sobre todo si éstos son hermanos menores en su fratría (de hecho tendrá mejor relación con ellos que con las mujeres). Esto se ve claramente en la relación de pareja a la que tratará como un niño (también si tiene otros hijos varones a su cargo) y al igual que sucedía con la anterior tiende a sacrificarse por ellos; sin embargo entrará en competencia con él si es que éste ocupa el lugar de primogénito entre sus hermanos, ya que  entre ambos se entablará una constante lucha de poder.

Es autoritaria, independiente, fuerte. Profesionalmente la gusta dirigir.

En resumen…

  • En su edad adulta el primer hijo, ya sea este hombre o mujer, tiende a cargar con un exceso de responsabilidades puesto que es considerado por él como “natural”.
  • Suele ser metódico, organizador, controlador, cauteloso, concienzudo, estricto y autoritario. 
  • Los primogénitos destacan por ser personas de confianza.
  • Tanto a nivel profesional como sentimental se rodea de personas fuertes y decididas que se encuentren en una posición de poder: en el trabajo para compartir liderazgo, y en la pareja buscando que esta ejerza un rol maternal para poder mostrar su sensibilidad y timidez.
  • En ocasiones cae en el error de sentirse “especial” y creerse necesario e irreemplazable, lo que le lleva a tensar en extremo e incluso romper las relaciones, sean estas del tipo que sean.
  • Gusta de poseer bienes materiales.

.

Segundo hijo, “el complaciente”

www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid | ¿Qué lnúmero ocupas entre tus hermanos? (Parte 2)Las palabras que mejor lo definen son: confusión, incomprensión y desconcierto.

Debido a su rango de hermandad es el hijo/a que más dificultades presenta dentro el seno familiar. Su magnífica posición neutral no le exime de compararse constantemente con sus hermanos (desarrollando en consecuencia una personalidad opuesta a la suya) al cuestionarse si los sentimientos de los padres hacia él son los mismos que éstos sienten por sus congéneres. El resultado de esta frustración es lo que genera en él una necesidad de “hacerse notar” con el fin de obtener protagonismo, por lo que, si bien no deja de ser competitivo, su carácter es más comprensivo, flexible, complaciente y cooperativo.

Cómo el comportamiento que adquirimos en la niñez es el mismo que adoptamos en la edad adulta, vemos como, a posteriori, también precisa encontrar en el ámbito relacional la atención que bajo su sentir no le fue dada por su familia, compensando de alguna manera esta “carencia afectiva”. Este aprendizaje “forzoso” le convertirá, no obstante, en una persona con una excelente actitud emprendedora y amplia vida social.

Segundo hijo varón nacido tras un hermano

El segundo hijo muestra una fuerte competitividad que se acrecienta cuando hay poca diferencia de edad entre ellos; asimismo en este último caso se aprecia en el menor, el desarrollo de una personalidad extremadamente opuesta a la del hermano.

Al igual que sucedía en el caso del primogénito, se establece un mayor vínculo afectivo entre este segundo hijo y el progenitor, si es que lo hubiera, que ocupara el mismo rango de hermandad en su fratría; en el caso de que sea con el padre con quién mantenga este tipo de relación, la rivalidad del segundo hijo con el primogénito es todavía mayor.

Si profesionalmente trabaja como subordinado, entrará en contradicción con las órdenes de un varón. En sus relaciones tiende a ser generoso y permisivo siempre y cuando su pareja no ocupe el lugar de primogénita.

Segundo hijo varón nacido tras una hermana

Su comportamiento varía entre lo muy femenino y lo exageradamente varonil. Si bien en ambos casos tiende a aislarse, en el primero suele ser independiente (aunque seductor con las mujeres), en el segundo frágil y dependiente (a pesar de mostrar ante el mundo una apariencia distinta).

Para él es sumamente importante tener un referente paterno con el fin de aprender “cómo debe comportarse un hombre en la vida” (imitación).

Si siendo niño recibió protección y atenciones de la hermana, estos mismos cuidados serán los que espere de su pareja. Sin embargo si su hermana tuvo una actitud dominante para con él, se topará con una pareja con la que “tenga” que mostrarse servicial.

Segunda hija mujer tras un hermano

Su carácter femenino, sensible, amable, cálido, acogedor, e incluso sensual y seductor, hace que sea bien acogida por el género masculino; si bien no la preocupa en absoluto mantenerse soltera será la primera en emparejarse, y lo hará, de acuerdo al referente que ella ha tenido durante su infancia, con un hombre que haya sido el mayor de hermanas.

Segunda hija mujer tras una hermana

En este caso la segunda hija tiende a identificarse con la madre y con la abuela materna, sobre todo si comparten el mismo rango de hermandad.

Su actitud competitiva hacia hombres y mujeres deviene de la necesidad de sentirse respetada y de encontrar reconocimiento. Su falta de valorización la lleva a que en su faceta de madre requiera de la ayuda de su propia madre, de su hermana, o en su defecto de su pareja (a la que exigirá su implicación en relación al cuidado de los hijos).

En resumen…

  • Independientemente de su sexo, la incertidumbre que reina durante la infancia en el segundo hijo con respecto al sentimiento de los padres, da como fruto un adulto que quiere “dejar huella”, y al que gusta de rodearse de amigos protectores que le valoren y brinden atención.
  • Mientras unos segundos hijos se muestran comprensivos y complacientes (aunque en ocasiones también un poco rebeldes) para conseguir y/o mantener su sitio, otros, persiguiendo el mismo fin, lo hacen desde un aparente egocentrismo donde pareciera que para ellos tan solo cuentan sus propios intereses; sin embargo, en ambos casos, tan solo se esconde una necesidad encubierta de amor.

.

Tercer hijo, “el gracioso”

Ewww.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid | ¿Qué lnúmero ocupas entre tus hermanos? (Parte 2)l tercer hijo será siempre para todos “el pequeño”, comparte pues con el primogénito la creencia de ser “especial”.

A su llegada los padres ya no son tan estrictos y controladores como lo fueron con sus primeros hijos, y si bien la libertad que da esta mayor permisividad puede dar lugar a que la persona sea más independiente (cualidad que asimismo se hará patente más adelante a nivel pareja), también ocasiona en otros casos una excesiva dependencia (con lo que buscará la figura paterna o materna en la pareja, según sea de uno u otro sexo).

Cuando se da esto último sucede que el tercer hijo siente que no es importante, por lo que se calza el personaje de simpático, encantador y en ocasiones hasta adulador, con el fin de cautivar a los padres, motivo que por otro lado desata la envidia de sus hermanos, pudiendo correr el riesgo de convertirse finalmente en el “payaso” de la familia, es decir, en aquel que mediante “sus gracias” hace reír a los demás.

Aquí no hay importantes distinciones en relación a su género ni al hermano o hermana que le preceda.

En resumen…

  • En su adultez rechaza situaciones de responsabilidad, puesto que no dispone de experiencias similares en su infancia.
  • Si “el pequeño” ha estado sobre protegido crecerá con un grado de inmadurez y una todavía mayor dependencia, que puede verse reflejada en el consumo de cualquier tipo de droga.
  • El hijo menor es por excelencia el que recoge mayormente el programa de los padres de hijo bastón: es deseo de los padres, a veces consciente pero la mayor parte inconsciente, que sea éste el hijo que les cuide y les atienda en la vejez. Físicamente son personas anchas de hombros y caderas pues “deben” de ser fuertes para poder cargar con los padres, e incluso en ocasiones llegan a desarrollar sobrepeso. Esto se acentúa cuando existe una notoria diferencia en años con el  anterior hermano, asumiendo asimismo un rol muy parecido al de hijo único.

.

Hijo único

Contemplado desde la biología, ser hijo único es tener asegurado todo el territorio para sí; esto significa que soy yo, después yo y más tarde otra vez yo. El hijo único, dentro del territorio, da por sentado que lo que hay en él le pertenece, nunca tuvo que luchar con nadie para obtener el alimento (atención de los padres) que necesitó y mucho menos compartirlo. Aquí el problema reside en el tema relacional si es que se empareja con una persona que también fue hija única… ¡¡porque saltarán chispas!!

El estudio transgeneracional nos muestra que el hijo único en ocasiones viene a redimir hostilidades y reyertas habidas entre hermanos de anteriores generaciones (=estando solo no he de luchar con nadie), y en otras como solución al conflicto generado por la existencia de un exceso de hijos.

En algunos aspectos el hijo único comparte características conductuales con el primogénito como lo son la madurez, la responsabilidad, la exigencia y la independencia.

Como todo, el hecho de no tener hermanos tiene sus ventajas e inconvenientes, pues si bien esto le facilita el poder desarrollar una mayor creatividad y ser por tanto una persona dotada de gran ingenio, también es portador, al igual que el mitológico titán Atlas, de un enorme peso que ha de sostener en soledad sobre sus espaldas: por un lado ser depositario de todas las expectativas parentales, y por otro el saberse responsable de mantener la continuidad del árbol familiar.

La inmensa mayoría de hijos únicos anhelan tener hermanos, por lo que de manera inconsciente culpan a la madre de no recibirlos, y/o se culpan a sí mismos en el caso de que ésta haya sufrido abortos.

En resumen…

  • El vínculo del hijo o la hija única será más fuerte con aquel de los padres que ocupe el lugar de primogénito en su fratría, teniendo en cuenta especialmente el linaje paterno en el hijo y el linaje materno en la hija.
  • Ya en su adultez el varón suele ser líder pero no desde el autoritarismo sino desde el asesoramiento; sin embargo en la pareja busca mujeres maternales y sumisas. Para él es importante tener un varón en su descendencia. En sus amistades predominan los primeros hijos o los que sean hijos únicos.
  • La hembra por su parte acostumbra a querer quedarse con la mejor parte del pastel, por lo que generalmente la cuesta compartir. La gusta resaltar y por ello no suele pasar inadvertida. El ser la preferida de papá la empuja a buscar hombres que desempeñen el rol paterno y al que dejan claro, desde el primer momento, que la madre (=suegra) tiene un papel prioritario en su vida. En cuanto a los hijos suele ser exigente y no excesivamente maternal en sus cuidados. Si su primer hijo es una hembra no tendrá necesidad de más hijos.

.

Gemelos y mellizos

www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid | Número ocupas tus hermanos parte 2Cuando estos son los primogénitos asumen los roles de hermanos mayores (ya sean varones, hembras o un varón y una hembra) de acuerdo a lo que hemos visto hasta ahora, aunque si se trata de mellizos de sexo diferente normalmente el varón tiende a identificarse con el padre y a representar en consecuencia el linaje paterno, y la hembra con la madre y el linaje materno.

En el caso de que los menores sean ellos entonces se intensifica la unión entre ambos frente al resto de los hermanos.

.

¿Qué ocurre en el caso de ser hijo de adopción?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que me soléis hacer. Primeramente es importante saber que siempre, siempre, siempre, el árbol que recoge un hijo es complementario de aquel que lo da, por lo tanto no es necesario disponer de fechas del biológico pues el que adopta tiene toda la información que necesitamos.

Puede darse el caso de ser uno o varios hijos los adoptados en una familia, o que el hijo de adopción comparta territorio con los hijos biológicos; pues bien, en un principio aplicaremos cuanto os he descrito hasta ahora para el miembro que ocupe cada rango de hermandad (primogénito, segundo hijo, tercer hijo o hijo único).

Si los padres no hacen mayores distinciones únicamente se darán las mismas rivalidades que en cualquier otra fratría, pero si aparece por parte de alguno de ellos la necesidad (normalmente inconsciente) de querer ofrecer mayor protección al hijo de adopción, entonces se generará una especie de boicot por parte de los hermanos al considerarlo como un “intruso”.

Reflexiones

El cambio comienza en la educación, y el papel de primeros educadores nos concierne exclusivamente a los padres.

Es triste, pero no por ello menos cierto, el darnos cuenta que como hijos hemos ido creciendo sin ser valorados por lo que somos: hemos sido comparados y recibido premios en unos casos, castigos en otros, dependiendo de si nos comportábamos o hacíamos las cosas como se esperaba de nosotros. Nuestros padres por supuesto están libres de toda culpa, pues ellos mismos crecieron con idénticas e incluso mayores carencias. Nosotros, de hecho, también hicimos lo mismo durante el tiempo transcurrido en la más plena ignorancia e inconsciencia. ¿Por ello somos culpables? ¡¡NO!!… la vida es un aprendizaje, sin más, necesitamos de los errores para aprender y lo que hemos de hacer tan solo es tomar nota de ellos para impedir que vuelvan a producirse.

Cada hijo es un tesoro por ser quién es, independientemente de su género, edad o rango de hermandad.

Mira a sus ojos y aprende a verte en ellos. En cada uno de tus hijos puedes ver reflejada una etapa o vivencia de tu propia vida, y aquellas que más te cuesta aceptar son principalmente las que merecen toda tu atención… porque son las que no tienes aceptadas en ti. Nuestros hijos, con sus comportamientos, nos proponen retos para nuestro autoconocimiento y nos impulsan en nuestra evolución.

.

Tus hijos son perfectos tal y como son de la misma manera que TÚ TAMBIÉN LO ERES, y ni ellos ni tú necesitáis demostrar nada a nadie

.

Redacción: Mari Ángeles Cámara – Volviendo a Nacer


– Gracias –


Porque tú tienes el problema pero también tú tienes su solución… te acompaño en el camino de vuelta a tu Ser, si es que encuentras obstáculos para acceder por ti mismo al origen de tu enfermedad, trastorno y/o situación conflictiva

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

,

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!
Share this post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *