“Tiro la toalla”

.

Hoy contemplaremos cuáles son los conflictos emocionales relacionados con la hipotensión, tras el estudio que hice sobre la hipertensión en el último artículo. De él recojo tan solo unas pocas líneas para, a título de recordatorio, saber a qué nos referimos cuando hablamos de tensión arterial:

“Con cada latido el corazón impulsa la sangre hacia las arterias consiguiendo que se alcance la presión suficiente para que ésta llegue a todo nuestro organismo y de esta forma aportar el oxígeno y los nutrientes necesarios para su funcionamiento.

Cuando esta presión (conocida como presión sanguínea o arterial) supera los niveles establecidos (aproximadamente 140/90 mmHg) hablamos de hipertensión arterial (HTA), y de hipotensión cuando quedan por debajo (90/60 mmHg)”.

Teniendo en cuenta lo anterior, en el momento en el que nuestro cuerpo (corazón, cerebro…) no recibe el alimento (= energía) que necesita todo él entra en colapso, con lo que la demanda de atención es de carácter muy urgente.

¿De qué nos habla la biología?

Aquí, al igual que ocurre con la hipertensión, existe una desvalorización pero si cabe todavía más profunda, en la que se ve implicada la tensión/presión familiar (sangre) y el territorio (corazón). Esta desvalorización es vivida en términos de impotencia y renunciación (renuncia hecha con sacrificio).

Se trata generalmente de personas que tienden a desanimarse con suma facilidad abrumadas por lo que consideran el “peso de los acontecimientos” (cuando estudiamos el transgeneracional acostumbramos a ver que se han sostenido grandes cargas familiares).

En la biología, cuando un animal está en peligro y no tiene posibilidad de escapar “se hace el muerto” con el fin de no ser depredado. El Sentido Biológico de la hipotensión alude a esto mismo, puesto que al descender la presión sanguínea se consigue el reducir al máximo las constantes vitales.

Por lo tanto cuando quiero dejar de decir o hacer, cuando me siento sin fuerzas para luchar (y es importante señalar que esto siempre ocurre primero a nivel de la psique), mi cerebro recoge cual es mi voluntad (inconsciente) e ipso facto, después de acceder a toda la información de que dispone (colectiva o cultural, transgeneracional, de proyecto sentido y cronológica), elige cual es la mejor solución como respuesta al conflicto en cuestión: en este caso la orden que recibe nuestra biología es la de bajar la “presión” con el fin de permanecer en un estado de reposo por no estar dispuestos para la acción.

.

www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid | Tensión arterial: Hipotensión, conflictos emocionales (Parte 2) | tiro la toalla.

Sintomatología

Entre los síntomas que pueden aparecer estarían:

  • mareos,
  • vértigo,
  • visión borrosa,
  • ausencias,
  • confusión,
  • náuseas y vómitos,
  • debilidad,
  • somnolencia,
  • desvanecimientos…

Conflictos emocionales

La persona hipotensiva siente desánimo por la vida, experimentando un desaliento por vivir.

La sensación de que las cosas a su alrededor no funcionan y de que por mucho que haga no mejorarán hacen que se sienta derrotada y decida, consciente o inconscientemente, “tirar la toalla”.

Los síntomas que presenta muestran claramente cual es su estado emocional, puesto que el hecho de “mantenerse dormida” (somnolencia), de pérdida de conciencia (desvanecimientos) o de pérdida de energía (debilidad), dejan entrever la dejadez y la negación de estar presente en la situación en la que se siente involucrada; es como querer alejarse del problema con el fin de no tomar cartas en el asunto, rehuyendo de la responsabilidad que solo a ella la compete.

La persona entra en un estado “víctima”; completamente desempoderada, cede a que la oscuridad crezca en su interior.

Reflexiones

De nada sirve demorar la toma de tu poder personal que rehúsas ostentar en tu vida, a pesar de que así lo sientes.

Ninguna carga es más pesada que la que tú eliges llevar…. entonces ¿por qué lo hacemos? Y aquí pluralizo porque somos todos los que, en mayor o menor medida, tenemos miedos, miedos que son alimentados por creencias del tipo “no puedo”, “no soy capaz”, “no valgo”, “necesito”… Sin embargo los miedos son sólo ideas que hacen eco en nuestra mente: cualquier miedo puesto de frente se cae al no tener ninguna base que lo sostenga.

Cuando te haces responsable de tu vida te das cuenta del maravilloso surtido de recursos que, a pesar de haber estado siempre a tu alcance, hasta ahora desconocías.

.

Fíjate una meta, trae al presente tus sueños…

Nadie, excepto tú, puede llevar tu barco a buen puerto

.


– Gracias –


Porque tú tienes el problema pero también tú tienes su solución… te acompaño en el camino de vuelta a tu Ser, si es que encuentras obstáculos para acceder por ti mismo al origen de tu enfermedad, trastorno y/o situación conflictiva

.

www.volviendoanacer.es | BioNeuroemoción® Madrid | Eventos | Contacto..

BioNeuroEmoción® –  Especialista en Transgeneracional, Proyecto Sentido y Ciclos Memorizados
Hipnosis Profesional y Patrones de cambio en PNL (Programación Neurolingüística) – Regresiones
Hipnosis Clínica Reparadora®  y  Ericksoniana – Numerología Terapéutica – Registros Universales
Aplicación de Técnicas de relajación, meditación y Visualización creativa  – Theta Healing®  –  EFT
Reiki Usui  –  Inteligencia y  Educación Emocional  –  Coach Personal  –  Terapeuta Flores de Bach

.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!

 

Alerta de posible cortocircuito

.

Con cada latido el corazón impulsa la sangre hacia la pared de las arterias consiguiendo que se alcance la presión suficiente para que ésta llegue a todo nuestro organismo, y de esta forma aportar el oxígeno y los nutrientes necesarios para su funcionamiento.

Cuando esta presión, conocida como presión sanguínea o arterial, supera los niveles establecidos (aproximadamente 140/90 mmHg) hablamos de hipertensión arterial (HTA), y de hipotensión cuando quedan por debajo (90/60 mmHg).

Si bien la mayoría de las veces la hipertensión no es una causa secundaria, en los casos en los que no haya “una causa aparente” es conveniente descartar posibles daños a nivel renal, endocrino o vascular.

¿De qué nos habla la biología?

Sin embargo la hipertensión no deja de ser un Programa Especial con Sentido Biológico, de acuerdo a los estudios del dr. Rike Hamer y en los que parte de la metodología de la BioNeuroEmoción® se sustenta. La característica primera que identifica a un hipertenso es la desvalorización puesto que se ve implicada la sangre, que a su vez señala conflictos relacionados con la familia, y al corazón que nos habla de territorio (siempre en términos de real o simbólico). 

Por lo tanto, el Sentido Biológico de la hipertensión es el de aumentar la presión de la sangre (=familia) para que entre o salga más rápidamente del corazón (=casa, hogar, territorio), es decir, alude a las entradas y salidas de la familia en el territorio.

Pero también consideraremos otra mirada, puesto que si yo me exijo ser más efectivo (tanto intelectual como físicamente) para ser aceptado por el clan, también requeriré de una mayor “presión” que me de la fuerza necesaria para conseguirlo.

Conflictos emocionales

Ya te he comentado en otros artículos, pero no está de más el recordarlo, que el síntoma es la mejor respuesta que encuentra el cerebro como solución a un conflicto psicológico. Los conflictos emocionales que hay tras la hipertensión son los siguientes:

  • Gran tensión familiar que impide que la persona se relaje completamente. Suele tratarse de personas sensibles y complacientes que se toman todo a pecho, y que tienden habitualmente a dramatizar y a rumiar en su cabeza gran número de situaciones que las sumen en la preocupación. Resentir: “Ya no puedo más”, “¡¡Estoy a punto de estallar!!…
  • Falta de atención por parte de mi familia. Resentir: “No le importo a mi familia”, “A mamá no le interesa nada de lo que hago”, “¡¡Papá no me respeta en absoluto!!”…
  • Desvalorización e impotencia al verme forzado a someterme ante alguien que me domina… por querer ser yo el dominante. Resentir: “Estoy harto de quedarme trabajando hasta tan tarde”, “¿Por qué he de venir a las diez si a mis amigos les dejan llegar más tarde?”…
  • Impotencia por quedar desplazado del sitio dónde deseo estar, reprimiendo un NO rotundo ante la situación que me niego a vivir. Resentir: “Me trasladan a la oficina que tienen en el centro”, “¿Por qué se han de encargar tus padres de realizar la compra?”.
  • Ímpetu de poseer y/o controlar con una connotación de “no me dejan hacer lo que quiero”. Resentir: “Se me va fuera a estudiar”, “No pude hacer nada por él”.
  • Oposición a salir, en el sentido más amplio de la palabra. Sería como un “no querer moverme de donde me encuentro”. Resentir: “He de estar tres meses fuera del país”, “Dicen de ir a bailar después de la cena”, “Pedro quiere que me case con él”.
  • Decepción amorosa (engaño, dolor…). Resentir: “Nadie va a romperme de nuevo el corazón”, “Una y no más”.
  • Aprensión y aprehensión. En el primer caso me refiero a la persona que vive en una constante preocupación y angustia por lo que la pueda ocurrir ante algo que tan sólo existe como idea en su cabeza; sería algo así como “tener el alma en vilo”. He querido aprovechar el juego de palabras para designar con el segundo término a todo aquel que “no pasa página”, a pesar de que aparentemente prefiere evitar los conflictos. Resentir: “Si ya se lo decía yo”.
  • Necesito de más fuerza (=más presión) para hacer aquello que esperan de mí. En este caso se trata de personas que se “presionan” mucho en el afán de ver felices a todos cuantos le rodean. Resentir: “Tengo que levantarme temprano para llevar al colegio a mis nietos”.
  • Quiero ser a toda costa el mejor, el “number one”. Resentir: “Mi presentación será la más espectacular de la clase”, “Voy a terminarlo antes de lo que esperan”.
  • Problemas con los líquidos, reales o simbólicos: agua, mamá, dinero (=liquidez), vivido en términos existenciales (“todo se desmorona a mi alrededor”) y/o en términos de injusticia (“¡¡me quitan mi casa!!”).
  • Por último, hay un resentir que difiere de acuerdo a si el conflicto que deviene de las salidas o entradas de la familia en el territorio es vivido en femenino o en masculino:
  1. Hipertensión central, también conocida como masculina al estar presente el ventrículo, caracterizada por tener las manos calientes. Los ventrículos del corazón son los encargados de impulsar con fuerza a la sangre para que abastezca a todo el organismo. Cuando esta presión aumenta favorece el que “las puertas de la casa (=corazón) se abran”:
    1. Se da cuando callo y aguanto las ganas de echar a alguien de mi casa por temor a perder a otro al que quiero (retener). Veamos un ejemplo: se instalan en mi casa mi hijo y mi nuera y a ella no la soporto, me gustaría echarla fuera… pero si lo hago perderé también a mi hijo (=el amor de mi hijo).
    2. También “dejo las puertas abiertas” si alguien al que me niego a perder se ha marchado y quiero que vuelva. Por ejemplo puede aparecer ante la muerte de un familiar muy allegado.
  2. Hipertensión periférica, o femenina al estar presente la aurícula, donde las manos están frías. Al ser presionadas las arterias que van al corazón se evita que la sangre entre o salga de él, es decir, este tipo de hipertensión ocurre si cierro las puertas “porque no quiero que alguien entre en mi casa” o “porque quiero que no haya nadie que se vaya de ella”. Un ejemplo sería el de no querer que mi marido traiga a su madre a vivir a casa.

Asimismo, y teniendo en cuenta que el ventrículo tiene que ver con lo masculino (=papá) y la aurícula con lo femenino (=mamá), buscaremos un conflicto de “quiero que mamá y papá se separen” si el nivel de presión arterial sistólica o “alta” (se corresponde con la contracción del corazón) está muy separada de la diastólica o “baja” (que es cuando el corazón se relaja para volver a llenarse de sangre), y uno de “quiero que mamá y papá se junten” si ambas presiones están muy próximas entre sí.

Hipertensión en el embarazo

Ahora veremos que por lo representativo cabe destacar que lo usual es que se presente en el primer trimestre del embarazo.

Para nuestro inconsciente el útero, al igual que lo es el corazón, también es casa (de hecho fue nuestra “primera casa”). Hemos visto más arriba que entre los conflictos que dan pie a que pueda manifestarse una hipertensión estaban el de querer que alguien se vaya de casa, que no entrara nadie en casa o el de no querer que alguien salga fuera de ella.

Pues bien, además de tener en cuenta si el conflicto deviene por querer separarse de la pareja (= “querer que se vaya de casa”) o incluso si el quedarse embarazada supone el que la familia se aloje en casa para “atender a la futura mamá” (= “no quiero que entren en casa”), contemplaremos que ahora hay un nuevo ser a tener en cuenta: el propio hijo, por lo que puede aparecer hipertensión si la mamá, el papá o tal vez la familia no quieran este embarazo… pero también al contrario (el inconsciente no es dual), cuando se teme que se pueda perder al bebé (por ejemplo si ha habido abortos espontáneos previos).

En ambos casos puede tratarse de un pensamiento consciente… pero también de un miedo inconsciente sustentado por las creencias y emociones que heredamos del Transgeneracional (quizá si hubo muertes de niños o parturientas durante el parto, repitiendo la historia de un conflicto que se mantiene en la familia) o de esas otras que se dieron durante mi propio estado fetal, y que estudiamos en el Proyecto Sentido (por ejemplo si es que mamá quiso abortarme).

www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid | Tensión arterial: Hipertensión, conflictos emocionales (Parte 1)

A tener en cuenta

Una persona hipertensa puede serlo durante muchos años sin percatarse de ello puesto que no suele presentar síntomas hasta el momento en el que, tras resentir reiteradamente el mismo conflicto, termina por verse dañado el corazón, el cerebro o los riñones, pudiendo aparecer entonces dependiendo de su intensidad:

  • retención de líquidos,
  • mareos,
  • náuseas y vómitos,
  • fuertes dolores de cabeza,
  • fatiga y/o dificultades respiratorias,
  • sangrado nasal,
  • trastornos visuales,
  • confusión,
  • angina de pecho.

Reflexiones

No puedes vivir persiguiendo el bienestar ajeno a costa de olvidar el tuyo propio básicamente porque esto es imposible, puesto que si tú no te das lo que necesitas vas a percibir constantemente necesidad en los demás, lo que te llevará irrevocablemente a la insatisfacción (= tu necesidad sigue sin estar cubierta)… y de aquí al estrés, o lo que es lo mismo a la “sobre tensión / sobre presión”, sólo hay un paso.

No te guardes lo que sientes ¡¡y exprésalo!!… porque no hay nada malo en manifestar nuestras emociones. Lo que realmente nos enferma es el juicio que nosotros mismos nos hacemos por sentirlas.

.

Relájate. Nadie te pide nada… salvo tú a ti misma

.

.


– Gracias –


Porque tú tienes el problema pero también tú tienes su solución… te acompaño en el camino de vuelta a tu Ser, si es que encuentras obstáculos para acceder por ti mismo al origen de tu enfermedad, trastorno y/o situación conflictiva

.

www.volviendoanacer.es | BioNeuroemoción® Madrid | Eventos | Contacto..

BioNeuroEmoción® –  Especialista en Transgeneracional, Proyecto Sentido y Ciclos Memorizados
Hipnosis Profesional y Patrones de cambio en PNL (Programación Neurolingüística) – Regresiones
Hipnosis Clínica Reparadora®  y  Ericksoniana – Numerología Terapéutica – Registros Universales
Aplicación de Técnicas de relajación, meditación y Visualización creativa  –  Theta Healing®  –  EFT
Reiki Usui  –  Inteligencia y  Educación Emocional  –  Coach Personal  –  Terapeuta Flores de Bach

.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!