.

  • www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología

.

¡Estoy perdiendo el control!

.

Es el turno para ellos. Recuerda que tú, mujer, puedes informarte de todo cuanto tenga que ver con tu sexualidad, en el artículo Ellas y su Sexualidad: Conflictos biológicos.

Contemplada desde la biología, la sexualidad y la reproducción son una misma cosa puesto que, a través de ella, aseguramos la continuidad de la especie. Los órganos implicados son los ovarios en las mujeres y los testículos en los hombres. Para los seres humanos el placer es intrínseco al acto sexual; todas las anomalías relacionadas con este acto, hablan de haberme sentido desatendido en alguna de mis necesidades básicas, conectándome por ello con el dolor de mi niño interior.

Cualquier tipo de dificultad en este ámbito (= problema existencial, síntoma, enfermedad), está relacionada con el miedo, rechazo, inseguridad, culpabilidad, ira, repulsión, vergüenza, incomprensión, desconfianza, asco… en relación a mi sexualidad. Por supuesto, en consulta siempre exploraremos el Proyecto Sentido Gestacional, donde se ha programado el conflicto, así como el Transgeneracional, en el que ha sido estructurado.

Poder creador

Asimismo recordemos algo muy importante, y es que la energía creativa y la energía sexual son directamente proporcionales, siendo este el motivo, en muchos casos, de las afecciones que se producen en la próstata.

Cada vez que el cuerpo se expresa, es porque no nos damos el derecho a ser lo que realmente somos, puesto que no hay peor juez ni más cruel verdugo que cada quién consigo mismo.

Hacer de vez en cuando una evaluación de nuestras creencias puede ser, realmente, uno de los mayores actos de amor para con nosotros… ¿Por qué darle cabida a las ideas y pensamientos que valieron a mis abuelos, a mis padres, e incluso a mí mismo durante un tiempo? Somos, cada uno de nosotros, los únicos que hemos de replantearnos qué es lo que deseamos que permanezca en nuestra vida, y qué es lo que queremos desechar de ella (cambia tus creencias accediendo mediante este enlace a un vídeo que he compartido en YouTube).

Fisiología: Conflictos y Resentires

Impotencia

De manera habitual, cuando hablamos de impotencia sexual la asociamos exclusivamente con la disfunción eréctil; sin embargo esto es erróneo, puesto que el término de impotencia se aplica a todo lo que dificulte el desarrollo del propio acto sexual: desde el deseo inicial, la excitación, el orgasmo, hasta su resolución, provocando con ello la inhibición y/o menor disfrute de la actividad sexual.

La vida es un compuesto de muchos momentos, y la impotencia sexual no dejaría de ser uno de tantos, algo transitorio sin más, de no ser por los miedos, tabúes, creencias… que giran en torno a su concepto. Sólo cuando la impotencia es considerada como un problema, se magnifica el estrés y por ende la imposibilidad de volver a una normalidad.

Si este es tu caso, te invito a que pongas atención a lo que estás viviendo conjuntamente en este momento… date cuenta que todo está interconectado, por lo tanto, tu impotencia tiene que ver más con alguna situación donde te estás sintiendo impotente hacia alguien cercano a ti o circunstancia concreta, que con la dificultad sexual en sí misma.

Conflictos subyacentes a la impotencia:

  • Excesiva presión: Situación familiar, profesional, de pareja… muy tensa (“no soy capaz de…”).
  • Culpa sexual: Estar bajo una fuerte exigencia… que no deja de ser la exigencia para con uno mismo ante miedo al fracaso. Sentirse incapaz de dar placer a la pareja (“no puedo, no llego”).
  • Despecho contra una pareja anterior: Si esta experiencia ha sido dolorosa, frustrante, humillante… inconscientemente se mantiene una alerta de peligro para evitar igual dolor con la nueva pareja.
  • Desear, consciente o inconscientemente, castigar a la pareja: El castigo que ejercemos hacia el otro revoca siempre hacia uno mismo… ¿qué es lo que deseas hacer y te estás impidiendo?
  • Miedo a perder el control, a quedar en manos de la otra persona: Sucede cuando hay una baja autoestima, y/o cuando se ha estado manipulado o sometido por la autoridad durante la infancia; ten presente que te hablo de autoridad, no de padre, ya que en ocasiones el rol de autoridad ha sido desempeñado por la madre u otra persona del entorno.
  • Abusos en la infancia: Has de considerar que los abusos no tienen por qué ser exclusivamente físicos, también los abusos de índole psicológica dejan una huella que te hacen sentir impotencia a posteriori (= falta de potencia para actuar).
  • Miedo a la madre: El conflicto con la madre va a estar muy presente en la mayoría de las alteraciones de tipo sexual, nos referimos al conocido Complejo de Edipo (= madre ausente o sobreprotectora).

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología | Artículo: Ellos y su sexualidad: conflictos biológicos | ¡Este no es el contacto que quiero!

.

Complejo de Edipo

Cuando hablamos de Complejo de Edipo hacemos alusión al niño que, inconscientemente, no ha podido consumar la copulación con la madre. Se trata de mujeres que no han sentido, de manera real o simbólica, la presencia (= protección) del marido, haciendo recaer sobre el hijo el papel no desempeñado por el mismo.

Sin embargo este hijo nunca va a poder reemplazar al padre en el acto sexual, dando lugar con ello a una persona inmadura para la que su madre va a ser su hembra alfa (= la primera y la más importante), haciendo todo lo posible por satisfacerla y no disgustarla con sus acciones. Si en última instancia sucede que se siente impotente de poder satisfacerla, podrá ocasionar el fenómeno de la impotencia sexual.

El hecho de que la impotencia se presente con la pareja actual, puede deberse a que esta relación sea similar a la primera que se vivió con la madre. Si es tu caso, una forma de poder identificarlo es observando las fechas de nacimiento, puesto que bien las fechas de ambas son iguales, o bien la tuya coincide con la de tu madre (visita este enlace para obtener mayor información sobre cómo encontrar la relación en las fechas, en este caso bajo el concepto de “doble”).

Sobra decir que en un 97% la actuación de todos los miembros es a nivel inconsciente; sin embargo esto es suficiente para ocasionar grandes y dolorosos estragos a nivel de pareja, donde, además de las alteraciones en las relaciones sexuales, se da una total dependencia (= manipulación, frustración…), y la dificultad añadida en el terreno de la fertilidad. Todo esto queda transformado con la toma de conciencia del para qué estoy viviendo este tipo de situación, respuesta que habitualmente encontramos en el Transgeneracional.

Eyaculación precoz

La decepción, frustración, rabia, culpa, desvalorización que sienten los hombres que expresan este trastorno, termina siendo la pescadilla que se muerde la cola, puesto que este sentimiento les aleja cada vez más del placer, por el miedo a eyacular sin ser capaces de dirigir el momento en que ésto se produce, generando asimismo la insatisfacción en su pareja.

Diferenciaremos entre:

  • Eyaculación precoz primaria: Si ha estado implícita en su sexualidad desde siempre.
  • Eyaculación precoz secundaria: Si aparece después de haber disfrutado normalmente de la sexualidad.

La Naturaleza nos da la respuesta

Hay determinados animales que copulan muy rápido para no ser presa del predador, como puede ser el caso de los conejos. Ahora tan solo hemos de aplicar este mismo concepto al ser humano, para comprender cómo la eyaculación precoz, en ocasiones, puede estar vinculada a un miedo inconsciente de ser sorprendido, interrumpido, reprendido, descubierto por el predador, que le impida disfrutar de la copulación; vendría a ser un “necesito terminar antes de que el predador / autoridad(1) me vea y me reprenda, me regañe, se enfade”.

(1) Como he indicado anteriormente, si bien la mayor parte de las veces esta autoridad viene a ser el padre castrante, autoritario, dominante, maltratador, ofensivo… no podemos por ello obviar el que este rol sea desempeñado en ocasiones por la madre, e incluso por otras personas como abuelos, hermanos, tíos, maestros, etc.

Por supuesto, si el padre se comporta de esta manera hacia su hijo, es porque en su propia historia ha habido un padre de iguales características, por lo que su inconsciente le lleva a “protegerse para no ser desbancado de nuevo”, ahora por un hijo que pueda robarle el poder que a él le corresponde en la familia.

Por su parte, el inconsciente del hijo que lo percibe como una amenaza, se mantiene alerta para evitar que en ningún caso “papá pueda sorprenderme”, además de quedar privado del derecho de ser él mismo, de disfrutar de su espacio, de la calma y del placer.

Proyecto Sentido

Como en todo, el Proyecto Sentido Gestacional es algo muy importante a tener en cuenta, puesto que lo que hayan vivido y sentido mis padres durante esta etapa habrá determinado mi actitud y comportamiento; estos son algunos ejemplos:

  • Los padres que copularon de manera rápida por miedo a que alguien los sorprendiera in fraganti.
  • La mamá que, únicamente por complacer los deseos de la pareja, se dice “tengo algo rápido con él y ya he cumplido”.
  • La mamá que realiza el acto sexual persiguiendo el quedar embarazada, a pesar de no sentir ningún tipo de deseo o placer hacia su pareja (“quiero que eyacule ¡ya!”).

.www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología | Artículo: Ellos y su sexualidad: conflictos biológicos | ¡Este no es el contacto que quiero!

Infancia y adolescencia

Cuando los progenitores mantienen firmes creencias religiosas, o en aquellos hogares donde hablar de sexo es tabú, los primeros contactos del hijo con el sexo, normalmente con su sexo, pueden vivirse desde la culpabilidad (“lo que hago es malo… tengo que darme prisa”).

El miedo a eyacular precozmente puede terminar generando una disfunción eréctil.

Psicomagia

Alejandro Jodorowsky nos aporta un acto de Psicomagia para la eyaculación precoz:

“El hombre, en su sentir sexual, se sitúa entre la potencia y la impotencia. La mujer se sitúa entre la satisfacción o la insatisfacción. Él aspira a la satisfacción de ser potente. Ella aspira al poder de lograr la satisfacción. Cuando, por problemas que tienen mayormente su erigen en la infancia, se desencadena en el hombre una sensación de no poder satisfacer a la mujer -lo que produce en él una sensación de fracaso-, lo mejor para que solucione esta dificultades, en vez de buscar la potencia y el triunfo, entregarse a fondo a esa derrota.

El afectado debe utilizar un cronómetro y medir exactamente la duración habitual de sus coitos. Por ejemplo, podrían transcurrir ocho o seis segundos para que la eyaculación se produzca. Una vez fijado el tiempo, el consultante debe proponerse superar su marca y, bajo estricta medición, eyacular a mitad de tiempo: si son seis segundos en tres; si son ocho, en cuatro.

Este sumergirse, de manera voluntaria, en el fracaso, obligará al inconsciente a hacerlo fracasar en ese intento de fracaso. Una persona a quien di este acto, llegó al día siguiente diciéndome con pesar. «Follé con mi mujer tratando de alcanzar el orgasmo en mitad de segundos que de costumbre. Me afané durante media hora, pero no pude eyacular»”.

Vesícula seminal

Al desarrollarse este órgano en la capa embrionaria conocida como Ectodermo, todas sus sintomatologías tienen que ver con haber vivido conflictos relacionados con el territorio, en este caso contemplados desde el aspecto sexual y/o afectivo. Estos conflictos pueden ser como:

  • Pérdida de territorio: “Mi novia me ha abandonado”.
  • Frustración sexual y/o resignación: “El otro ha ganado, mi pareja se ha ido con él”.

Cuando se produce una obstrucción, habremos de buscar conflictos en los que la persona desea evitar la reproducción (“los hijos roban la libertad”), y en aquellos casos en los que se sangre, además hemos de añadir el término de impotencia.

Próstata

Tenemos introyectada la creencia de que los hombres son el sexo fuerte y recordemos que las creencias conforman nuestra realidad. Algunos hombres que sostienen esta idea, tienen la convicción de que llegados a determina edad dejan de ser machos, generando impotencia (= autodevaluación), incapacidad, miedo, y hasta prohibición del sexo propiamente dicho.

Este hecho también hemos de tenerlo en cuenta en el ámbito laboral, puesto que puede ocurrir que cuando el varón se siente privado de su masculinidad (= pierde la fuerza, el poder…), la jubilación puede ser vivida como un conflicto al sentirse inútil o ineficaz.

Tal y como te comentaba anteriormente, la energía creativa (capacidad) y la energía sexual (potencia) son directamente proporcionales, siendo la próstata el órgano masculino encargado de desarrollarlo y manifestarlo. La próstata viene a ser en el hombre lo que el útero a la mujer.

Conflictos subyacentes a las patologías de próstata:

  • Terror a que les pueda ocurrir algún daño (moral o físico) a las personas a quien se ama (= “no puedo perderlo”).
  • Sentir culpabilidad de no poder proteger, atender, cuidar a los hijos como se desea (= “mis hijos me necesitan y no puedo hacer nada por ellos”). Tener en cuenta que los hijos pueden ser reales o simbólicos.
  • Vivir la sexualidad como algo sucio, vergonzoso, o que sale de las normas establecidas por la sociedad. Un ejemplo sería el hecho de que hubiera una notable diferencia de edad con la pareja (= “no me veo capaz de aportarla placer”), o sentir atracción por mujeres más jóvenes (= “soy un viejo verde”).
  • Desear tener más descendencia, directa o indirectamente (= “llevan juntos tres años y no llegan los nietos”).

Este querer hacer y no poder que crea estrés a nivel de la psique, hace que el cerebro se ponga en marcha para contrarrestarlo, enviando una orden a la próstata para que ésta se haga más grande (= más células) y pueda generar mayor cantidad de semen.

La intensidad y duración con que se viva el conflicto será lo que defina el término que se emplee para la enfermedad. La prostatitis es la fase de reparación de alguno de los conflictos vistos anteriormente, añadiéndole un tinte de decepción, ira, rabia o frustración.

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología | Artículo: Ellos y su sexualidad: conflictos biológicos | ¡Este no es el contacto que quiero!.

Testículos

Los testículos son los responsables de producir espermatozoides y de secretar hormonas, por lo tanto el sentido biológico puede relacionarse con:

  • La necesidad de crear una nueva vida con el fin de paliar la pérdida de alguien muy amado, normalmente un hijo (real o simbólico), o ante un hecho dramático que esté afectando al hijo.
  • Desde el punto de vista hormonal, hemos de buscar conflictos relacionados con la seducción (= “necesito atraer a la hembra”).
  • Conflictos de rechazo hacia la propia sexualidad (= “siento atracción por los dos sexos”).
  • Sentirse humillado, denigrado, traicionado con la pareja junto a un sentimiento de culpabilidad (= “no puedo seguir con mi pareja”).

Enfermedades Venéreas

Se define enfermedad venérea a la enfermedad sexual transmisible, estando asociada a un agente infeccioso.

Los hombres que experimentan estas enfermedades sienten vergüenza con respecto a la manera en la que vive la sexualidad; este aspecto generalmente pasa desapercibido puesto que es algo gestado a nivel inconsciente: una parte de él quiere de esta vida sexual, pero la otra lo rechaza.

Esta vergüenza puede ser producto de negación a admitir ante sí mismo el placer por el sexo (nacido como negación al suyo propio), llegando, en ocasiones, a alcanzar altos niveles de dependencia con respecto al mismo. También, en otros casos, se trata de un rechazo hacia la pareja sexual elegida.

Las respuestas las hallamos en nuestras creencias

Finalmente todo tiene un mismo origen:

  • Transgeneracional (¡¡no puede ser de otra manera, somos parte de ellos!!): Indagar en tu árbol las historias oscuras, vergonzosas, sucias, como abusos, rupturas sexuales, violaciones, homosexualidad encubierta… puesto que aquí encontrarás el motivo del para qué tú ahora interpretas de esta manera la sexualidad, y, sobre todo, tu sexualidad.
  • Proyecto Sentido Gestacional: ¿Cómo vivió papá su sexo… y mamá?, ¿fuiste concebido en el amor?, ¿hubo miedo, rechazo, asco en torno a tu concepción?
  • Etapa Cronológica: ¿Qué es lo que has visto, oído, escuchado del sexo a lo largo de tu vida?, ¿quizá que el amor es una cosa y el sexo otra muy diferente?, ¿qué no está bien que te toques?, ¿qué tienes que pensar como un hombre?

Repitiendo ciclos

Las situaciones conflictuales quedan aletargadas en el inconsciente hasta que, de nuevo y coincidiendo con uno de los Ciclos Biológicos Celulares Memorizados, reaparecen en nuestra vida con el fin de poder darles una solución.

De esta manera, la sexualidad mal vivida en algún momento anterior, va a poner de manifiesto todas las heridas abiertas:

  • ¿He nacido con el sexo que deseaban mis padres? Si no es así, es posible que no acepte mi cuerpo, y acuse los cambios físicos que se den en los nuevos estados (con mayor representación en la pubertad).
  • ¿Ocupo el segundo puesto entre mis hermanos? (contabiliza abortos espontáneos o provocados).
  • ¿He vivido algún tipo de abuso durante mi infancia?
  • ¿Ha habido situaciones de sexo impuesto dentro de mi clan?
  • ¿Antepongo mis deseos a los de mi pareja?
  • ¿Pertenezco a un clan de riguroso orden religioso?, ¿entra esto en contradicción con mis deseos físicos?

Me Amo y Me Acepto Completamente

Si te queda alguna duda en cuanto a la aceptación de tu sexualidad, puedes hacer algo muy simple: sitúate frente al espejo, totalmente desnudo, y observa detenidamente tu cuerpo, desde los pies a la cabeza, deteniéndote un poco más en tus órganos genitales.

Sé muy honesto contigo mismo. Mira despacio, mientras escuchas lo que te dices y cómo te lo dices, y, sobre todo, siéntete y date cuenta si aparece algún tipo de presión u opresión, pinchazo, molestia… y en qué parte del cuerpo lo notas (con frecuencia puede surgir en el abdomen, como a tres dedos por encima de tu ombligo).

Si es así mírate a los ojos, busca en ellos al pequeño que hoy, todavía, siente culpabilidad por no ser lo que los otros (= papá y mamá) esperaban, y ofrécele tu total aprobación y aceptación por ser quién es, tal y como es.

El niño herido

En ocasiones, cuando la vida sexual es insatisfactoria, nos encontramos con casos de abusos sexuales durante la infancia, que causan rechazo inconsciente hacia la propia sexualidad, y dificultad en dejarse tocar sin sentir miedo y asco.

Sucede que, con frecuencia, éstos son olvidados por nuestra mente consciente debido al intenso dolor sufrido, sin embargo, la huella ha quedado registrada en el inconsciente puesto que él nunca olvida, y hará saltar la voz de alarma en el momento que considere que se está cerca del peligro.

Personalmente, cuando en consulta se me han dado casos de este tipo, recurro a la hipnosis terapéutica. El adulto no entiende… pero el niño siente y se defiende. Es un acompañamiento de corazón a corazón, pues se tocan heridas que todavía supuran dolor.

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología | Artículo: Ellas y su sexualidad: conflictos biológicos | ¡Este no es el contacto que quiero!.

Reflexiones

Aquí y ahora, en este plano, no podemos obviar nuestra biología, donde la energía sexual juega un papel sumamente importante y poderoso, al ser parte integrante de nuestro programa genético para la supervivencia de la especie.

Quizá te haga bien reflexionar acerca de tu sexualidad, sobre todo teniendo en cuenta que, por mucho tiempo, el sexo ha sido adjetivado por algunas religiones como algo sucio e impuro. ¿Sientes culpabilidad? ¿Rechazas o aceptas tus partes genitales? Y si hay rechazo, ¿estás de acuerdo en continuar castigándote impidiéndote disfrutar del sexo?  

Pon atención a tu diálogo interno, puesto que esa voz que te dice que esto está mal proviene de tu educación, y tan solo te muestra cuáles han sido las creencias de otros.

¿Vas a seguir repitiendo la historia, o eliges comenzar a decidir por ti misma?

Ten en cuenta que la energía sexual corresponde a la energía creativa, por tanto, rechazarla, supone coartar al mismo tiempo tu poder creador.

El cuerpo, nuestro mejor consejero

Y si todavía no lo tienes claro, sólo tienes que observar tu cuerpo.

Si en este momento presentas alguno de los síntomas mencionados en este artículo, pregúntate qué estás creyendo acerca de la sexualidad, y qué es, por consiguiente, lo que tu Alma quiere que dejes de creer. El mensaje es que vivas y experimentes tu sexualidad como quieras, ¡no tienes  que rendir cuentas a nadie, lo que hagas con tu cuerpo únicamente te incumbe a ti!

Cada situación te trae un aprendizaje, y cuando aprendes a vivirlo desde la aceptación, excluyendo el miedo en todas sus variantes (resistencia, vergüenza, culpa, queja, represión, sufrimiento, control…), tu vida, en este caso en el aspecto sexual, comienza a mostrarte nuevos y apetecibles horizontes por descubrir.

.

Crecimiento es Evolución

.

Redacción: Mari Ángeles Cámara – Volviendo a Nacer


– Gracias –


Porque tú tienes el problema pero también tú tienes su solución… te acompaño en el camino de vuelta a tu Ser, si es que encuentras obstáculos para acceder por ti mismo al origen de tu enfermedad, trastorno y/o situación conflictiva

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

,

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!

 

  • www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología

.

¡¡Alerta!!

¡¡Posible cortocircuito!!

.

Con cada latido el corazón impulsa la sangre hacia la pared de las arterias consiguiendo que se alcance la presión suficiente para que ésta llegue a todo nuestro organismo, y de esta forma aportar el oxígeno y los nutrientes necesarios para su funcionamiento.

Cuando esta presión, conocida como presión sanguínea o arterial, supera los niveles establecidos (aproximadamente 140/90 mmHg) hablamos de hipertensión arterial (HTA), y de hipotensión cuando quedan por debajo (90/60 mmHg).

Si bien la mayoría de las veces la hipertensión no es una causa secundaria, en los casos en los que no haya “una causa aparente” es conveniente descartar posibles daños a nivel renal, endocrino o vascular.

¿De qué nos habla la biología?

Sin embargo la hipertensión no deja de ser un Programa Especial con Sentido Biológico, de acuerdo a los estudios del dr. Rike Hamer y en los que parte de la metodología de la BioNeuroEmoción® se sustenta. La característica primera que identifica a un hipertenso es la desvalorización puesto que se ve implicada la sangre, que a su vez señala conflictos relacionados con la familia, y al corazón que nos habla de territorio (siempre en términos de real o simbólico). 

Por lo tanto, el Sentido Biológico de la hipertensión es el de aumentar la presión de la sangre (=familia) para que entre o salga más rápidamente del corazón (=casa, hogar, territorio), es decir, alude a las entradas y salidas de la familia en el territorio.

Pero también consideraremos otra mirada, puesto que si yo me exijo ser más efectivo (tanto intelectual como físicamente) para ser aceptado por el clan, también requeriré de una mayor “presión” que me de la fuerza necesaria para conseguirlo.

Conflictos emocionales

Ya te he comentado en otros artículos, pero no está de más el recordarlo, que el síntoma es la mejor respuesta que encuentra el cerebro como solución a un conflicto psicológico. Los conflictos emocionales que hay tras la hipertensión son los siguientes:

  • Gran tensión familiar que impide que la persona se relaje completamente. Suele tratarse de personas sensibles y complacientes que se toman todo a pecho, y que tienden habitualmente a dramatizar y a rumiar en su cabeza gran número de situaciones que las sumen en la preocupación. Resentir: “Ya no puedo más”, “¡¡Estoy a punto de estallar!!…
  • Falta de atención por parte de mi familia. Resentir: “No le importo a mi familia”, “A mamá no le interesa nada de lo que hago”, “¡¡Papá no me respeta en absoluto!!”…
  • Desvalorización e impotencia al verme forzado a someterme ante alguien que me domina… por querer ser yo el dominante. Resentir: “Estoy harto de quedarme trabajando hasta tan tarde”, “¿Por qué he de venir a las diez si a mis amigos les dejan llegar más tarde?”…
  • Impotencia por quedar desplazado del sitio dónde deseo estar, reprimiendo un NO rotundo ante la situación que me niego a vivir. Resentir: “Me trasladan a la oficina que tienen en el centro”, “¿Por qué se han de encargar tus padres de realizar la compra?”.
  • Temor de que la familia se separe, aumento la presión para evitar una desunión. Resentir: “Mi hijo se marcha lejos y no sé cuando volverá”.
  • Ímpetu de poseer y/o controlar con una connotación de “no me dejan hacer lo que quiero”. Resentir: “Se me va fuera a estudiar”, “No pude hacer nada por él”.
  • Oposición a salir, en el sentido más amplio de la palabra. Sería como un “no querer moverme de donde me encuentro”. Resentir: “He de estar tres meses fuera del país”, “Dicen de ir a bailar después de la cena”, “Pedro quiere que me case con él”.
  • Decepción amorosa (engaño, dolor…). Resentir: “Nadie va a romperme de nuevo el corazón”, “Una y no más”.
  • Aprensión y aprehensión. En el primer caso me refiero a la persona que vive en una constante preocupación y angustia por lo que la pueda ocurrir ante algo que tan sólo existe como idea en su cabeza; sería algo así como “tener el alma en vilo”. He querido aprovechar el juego de palabras para designar con el segundo término a todo aquel que “no pasa página”, a pesar de que aparentemente prefiere evitar los conflictos. Resentir: “Si ya se lo decía yo”.
  • Necesito de más fuerza (=más presión) para hacer aquello que esperan de mí. En este caso se trata de personas que se “presionan” mucho en el afán de ver felices a todos cuantos le rodean. Resentir: “Tengo que levantarme temprano para llevar al colegio a mis nietos”.
  • Quiero ser a toda costa el mejor, el “number one”. Resentir: “Mi presentación será la más espectacular de la clase”, “Voy a terminarlo antes de lo que esperan”.
  • Problemas con los líquidos, reales o simbólicos: agua, mamá, dinero (=liquidez), vivido en términos existenciales (“todo se desmorona a mi alrededor”) y/o en términos de injusticia (“¡¡me quitan mi casa!!”).
  • Por último, hay un resentir que difiere de acuerdo a si el conflicto que deviene de las salidas o entradas de la familia en el territorio es vivido en femenino o en masculino:
  1. Hipertensión central, también conocida como masculina al estar presente el ventrículo, caracterizada por tener las manos calientes. Los ventrículos del corazón son los encargados de impulsar con fuerza a la sangre para que abastezca a todo el organismo. Cuando esta presión aumenta favorece el que “las puertas de la casa (=corazón) se abran”:
    1. Se da cuando callo y aguanto las ganas de echar a alguien de mi casa por temor a perder a otro al que quiero (retener). Veamos un ejemplo: se instalan en mi casa mi hijo y mi nuera y a ella no la soporto, me gustaría echarla fuera… pero si lo hago perderé también a mi hijo (=el amor de mi hijo).
    2. También “dejo las puertas abiertas” si alguien al que me niego a perder se ha marchado y quiero que vuelva. Por ejemplo puede aparecer ante la muerte de un familiar muy allegado.
  2. Hipertensión periférica, o femenina al estar presente la aurícula, donde las manos están frías. Al ser presionadas las arterias que van al corazón se evita que la sangre entre o salga de él, es decir, este tipo de hipertensión ocurre si cierro las puertas “porque no quiero que alguien entre en mi casa” o “porque quiero que no haya nadie que se vaya de ella”. Un ejemplo sería el de no querer que mi marido traiga a su madre a vivir a casa.

Asimismo, y teniendo en cuenta que el ventrículo tiene que ver con lo masculino (=papá) y la aurícula con lo femenino (=mamá), buscaremos un conflicto de “quiero que mamá y papá se separen” si el nivel de presión arterial sistólica o “alta” (se corresponde con la contracción del corazón) está muy separada de la diastólica o “baja” (que es cuando el corazón se relaja para volver a llenarse de sangre), y uno de “quiero que mamá y papá se junten” si ambas presiones están muy próximas entre sí.

Hipertensión en el embarazo

Ahora veremos que por lo representativo cabe destacar que lo usual es que se presente en el primer trimestre del embarazo.

Para nuestro inconsciente el útero, al igual que lo es el corazón, también es casa (de hecho fue nuestra “primera casa”). Hemos visto más arriba que entre los conflictos que dan pie a que pueda manifestarse una hipertensión estaban el de querer que alguien se vaya de casa, que no entrara nadie en casa o el de no querer que alguien salga fuera de ella.

Pues bien, además de tener en cuenta si el conflicto deviene por querer separarse de la pareja (= “querer que se vaya de casa”) o incluso si el quedarse embarazada supone el que la familia se aloje en casa para “atender a la futura mamá” (= “no quiero que entren en casa”), contemplaremos que ahora hay un nuevo ser a tener en cuenta: el propio hijo, por lo que puede aparecer hipertensión si la mamá, el papá o tal vez la familia no quieran este embarazo… pero también al contrario (el inconsciente no es dual), cuando se teme que se pueda perder al bebé (por ejemplo si ha habido abortos espontáneos previos).

En ambos casos puede tratarse de un pensamiento consciente… pero también de un miedo inconsciente sustentado por las creencias y emociones que heredamos del Transgeneracional (quizá si hubo muertes de niños o parturientas durante el parto, repitiendo la historia de un conflicto que se mantiene en la familia) o de esas otras que se dieron durante mi propio estado fetal, y que estudiamos en el Proyecto Sentido (por ejemplo si es que mamá quiso abortarme).

www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid | Tensión arterial: Hipertensión, conflictos emocionales (Parte 1)

A tener en cuenta

Una persona hipertensa puede serlo durante muchos años sin percatarse de ello puesto que no suele presentar síntomas hasta el momento en el que, tras resentir reiteradamente el mismo conflicto, termina por verse dañado el corazón, el cerebro o los riñones, pudiendo aparecer entonces dependiendo de su intensidad:

  • retención de líquidos,
  • mareos,
  • náuseas y vómitos,
  • fuertes dolores de cabeza,
  • fatiga y/o dificultades respiratorias,
  • sangrado nasal,
  • trastornos visuales,
  • confusión,
  • angina de pecho.

Reflexiones

No puedes vivir persiguiendo el bienestar ajeno a costa de olvidar el tuyo propio básicamente porque esto es imposible, puesto que si tú no te das lo que necesitas vas a percibir constantemente necesidad en los demás, lo que te llevará irrevocablemente a la insatisfacción (= tu necesidad sigue sin estar cubierta)… y de aquí al estrés, o lo que es lo mismo a la “sobre tensión / sobre presión”, sólo hay un paso.

No te guardes lo que sientes ¡¡y exprésalo!!… porque no hay nada malo en manifestar nuestras emociones. Lo que realmente nos enferma es el juicio que nosotros mismos nos hacemos por sentirlas.

.

Relájate. Nadie te pide nada… salvo tú a ti misma

.

Redacción: Mari Ángeles Cámara – Volviendo a Nacer


– Gracias –


Porque tú tienes el problema pero también tú tienes su solución… te acompaño en el camino de vuelta a tu Ser, si es que encuentras obstáculos para acceder por ti mismo al origen de tu enfermedad, trastorno y/o situación conflictiva

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

,

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!