Liberando al yacente recuperas tu vida: Transgeneracional, protocolos para cerrar un duelo (Parte 2)

  • www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología

.

¿Te consideras un fantasma o yacente?

.

Como continuación de la primera parte de este artículo, hoy te traigo tres protocolos para que elijas entre ellos el más adecuado para ti. El objetivo es que puedas restablecer el equilibrio dentro del Sistema Familiar y, de esta forma, al serle devuelto el lugar que le corresponde dentro del mismo al ancestro en cuestión, quede reconocido mediante este acto su paso por la vida y su posterior liberación en la memoria de sus descendientes… entre los que tú te encuentras.

Recuerda que esta información, que en BioNeuroEmoción® recibe el nombre de fantasma y a la que Salomon Sellam bautizó con el nombre de yacente, queda suspendida en el inconsciente familiar esperando a ser expresada y trascendida por alguna de las generaciones venideras. El fantasma es fácil de detectar cuando adoptamos el papel de observador de nuestra propia vida, dada la pesada carga que supone y su gran condicionamiento.

Fantasma horizontal y vertical

Asimismo, hemos de considerar que el fantasma o yacente puede venir determinado por dos vertientes diferentes. A saber:

  • Horizontal: Cuando tu concepción ha sido posterior a la muerte de tu hermano, y/o llevas su mismo nombre(1). Es importante tener en cuenta que también son considerados los abortos, tanto espontáneos como naturales, y los huevos hueros (cuando el desarrollo del embrión se detiene durante las primeras seis semanas).

 

  • Vertical: Si estás vinculado por nombre(1) o por fechas con un ancestro (en la línea de los padres, abuelos y bisabuelos), que haya muerto antes de que tú fueras concebido. En este caso, su fecha de nacimiento o defunción guarda relación con tu fecha de concepción o nacimiento. En este enlace encontrarás una mayor aclaración al respecto.

(1) También puedes ser fantasma o yacente si tu nombre es Ángel / Ángeles o cualquiera de los nombres de los ángeles (Gabriel, Miguel, Rafael…), Renata, Concepción, etc.

¿Cómo identificar a un fantasma o yacente?

Probablemente es Salomon Sellam quién verdaderamente ha profundizado en el estudio del yacente, al que considera como la persona que nace para suplantar a un familiar muerto. Sus síntomas son los siguientes:

  • Prefiere vestir de negro o con colores apagados (atención a los góticos).
  • Acostumbra a dormir con las manos cruzadas sobre el pecho o el abdomen.
  • Puede permanecer completamente inmóvil mientras duerme, o justo al contrario, que se mueva sin parar.
  • La tristeza suele acompañarle desde siempre, y en muchos casos, forma parte incluso del tipo de música que le gusta escuchar.
  • Siente que su mente está dividida.
  • Le cuesta tomar decisiones.
  • Con frecuencia se siente bloqueado.
  • El tono de su voz es excesivamente bajo, casi rozando el susurro, o desmesuradamente alto.
  • De la misma manera, en algunos casos, la persona parece andar de puntillas, y en otros se sabe que está en casa por el ruido que hace.
  • No suele deleitarse con las experiencias placenteras.
  • Resiente mucho el frío o el calor.
  • Se le asocia con determinados hobbies y profesiones, como instructor de yoga, fisioterapeuta, salvavidas, bailarín, médico forense, piloto, azafata, comadrona, masajista, actor, tanatoestético, etc.
  • Está más predispuesto hacia determinadas enfermedades, como sonambulismo (“me mueve el muerto“), parkinson (“me muevo, no me muevo“), obesidad (“cargo al muerto“), bruxismo (“no tengo derecho al placer“), diabetes (“necesito doble ración de energía“), enfermedades pulmonares (tipo asma o insuficiencia respiratoria) y apnea del sueño (“me falta el aire“), enfermedades mentales (“soy yo y alguien más“), gases (“huelo a muerto“), hiperactividad (“muevo al muerto“), esclerosis y arterioesclerosis (“me hago el muerto“), etc.

Si bien no tiene por qué darse el 100% de estos síntomas, puedes reconocer en ti a un fantasma o yacente, además de por el nombre y fechas como hemos visto con anterioridad, si reúnes algunas de las características descritas.

Transgeneracional: El baúl de los recuerdos

Cualquier situación que vivas, ya sea o no problemática, tiene su estructura en el transgeneracional. En él se encuentran todos los recursos para que hoy, tú, puedas vivir tu vida plenamente. El único requisito que se te pide es que decidas hacerlo, puesto que nadie lo va a hacer por ti.

Cuando realizamos un duelo es porque ya hemos identificado que portamos un yacente o fantasma, y sabemos además de dónde proviene la información. Ten muy en cuenta que cualquier intervención que hagamos en el árbol ha de ser desde el amor y la comprensión más profunda, y no desde el miedo que, por otra parte. engendrará más de lo mismo.

En ocasiones sucede que, a pesar de intuir esta información, nos cuesta llegar a ella por nosotros mismos. Si es tu caso, te animo a que realices previamente una consulta sobre tu árbol, para aclarar esa y otras muchas cosas más.

Protocolos de liberación

Tal y como te indicaba en el artículo anterior, el mayor cambio procede de tomar conciencia de que, hasta este momento, has estado portando una memoria de tu árbol que quedó pendiente de ser liberada. Porque no se trata de rehuir o de luchar contra ella, sino más bien de todo lo contrario: se trata de aceptar y comprender que ha sido tu alma quién decidió esta experiencia como parte de su evolución. Y al mismo tiempo, generosamente, tu árbol ha permitido que seas tú quién sane las huellas de dolor que, quizá por muchas generaciones, permanecieron quedas.

Ahora te invito a que leas las siguientes opciones, y realizar el duelo que más resuene contigo. Procura evitar los pensamientos y seguir tu corazón; lo que realmente importa de cuanto haces es la intención que pones en ello, puesto que se trata de la vibración que emites hacia el Universo.

Por último, indicarte que este acto no sólo es aconsejable hacerlo por los que murieron como tal sin haber recibido el duelo correspondiente, sino también por los desaparecidos (catástrofes, guerras, emigrantes…), así como hacia aquellos otros que, de una u otra forma, fueron excluidos del clan (abusadores, maltratadores, enfermos, saqueadores…).

Carta

Toma papel y lápiz, busca un sitio de recogimiento, y disponte a escribir la carta de tu puño y letra. Escribas lo que escribas, evita rectificar, puesto que es el inconsciente finalmente quien, en un noventa y mucho por cien, dirige tu mente. Por lo tanto, si lo hemos escrito por algo será.

Esta carta sólo es un modelo; quizá broten palabras diferentes de tu corazón… ¡¡déjalas salir y siente cada sentimiento y emoción que despierten en tu interior!!

Transgeneracional: protocolos para cerrar un duelo – Transgeneracional: protocolos para cerrar un duelo

www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid y Skype - Bioneuroemoción - Hipnosis | Transgeneracional: Cerrar un duelo pendiente (Parte 2)

Transgeneracional: protocolos para cerrar un duelo – Transgeneracional: protocolos para cerrar un duelo

Una vez termines de escribir la carta, la vas a leer por tres veces:

  1. Tan solo con tu mente, sin emitir sonido.
  2. En un susurro.
  3. En voz alta.

Por último, te desharás de esta carta de alguna de las formas que te muestro a continuación, o de la manera que tú sientas que debas hacerlo. Veamos:

  • Puedes enterrarla a los pies de un árbol que para ti represente tu clan.
  • O puedes quemarla. Si decides ésto último, puedes lanzar las cenizas en algún lugar que sea emblemático para ti, o depositarlas en la tierra y sembrar una planta sobre ella.

Duelo simbólico

Como bien sabes, nuestro inconsciente se mueve por simbolismos y arquetipos. El acto simbólico es, por lo tanto, una valiosa herramienta con la que llevar a cabo el duelo.

En este caso lo que harás es escoger algún cuadro u otro objeto de tu casa, y en su parte posterior escribirás el siguiente texto:

Amado  _____________ (nombre del hermano o ancestro), ten honro y venero ofreciéndote este tu lugar en la vida“. 

Por supuesto, puedes personalizarlo tanto como desees. Para concluir, indicas la fecha del día actual y firmas con tu nombre completo

Meditación guiada

Esta tercera y última opción que te propongo, es que escuches y te dejes guiar por la meditación que he preparado para ti. Si es así, gracias por permitirme acompañarte en este hermoso encuentro, y también despedida, con tu ancestro.

.

.

Te veo y me veo, hermoso Ser de Luz

BioNeuroEmoción® / BioDescodificación, Hipnosis y Regresiones, Numerología Terapéutica. Theta Healing®, Registros Akáshicos, Flores de Bach y MorfoPsicología. Consultas Presenciales en Madrid Alcobendas y Online con Mari Ángeles Cámara de Volviendo a Nacer

Redacción: Mari Ángeles Cámara – Volviendo a Nacer


– Gracias –



Todas las situaciones que consideras problemáticas tienen un aprendizaje para ti
Disfruta de este maravilloso reencuentro con tu Ser

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

.

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!

Que nada te ancle al pasado. Transgeneracional: Cerrar un duelo pendiente

  • www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología

.

Me duele el corazón

.

En mi afán de profundizar en todo lo referente al árbol genealógico, tan importante por ser éste dónde estamos estructurados, hoy te traigo este texto que he extraído del ieBNE, en el que se recogen, de manera muy clara y concisa, las etapas correspondientes al duelo. Sin más, te dejo con su lectura. 

El silencio deja una huella

El inconsciente familiar deposita en los integrantes del clan valores y actitudes; pero también asigna tareas, como por ejemplo reparar traumas o elaborar duelos no realizados. Si estos mandatos no se llevan a cabo, se convierten en una pesada carga que se transmitirá de generación en generación, a la espera de que un miembro del clan tome conciencia, desactive el trauma y libere la carga emocional.

Los futuros descendientes del clan se identificarán inconscientemente con el legado transgeneracional recibido, buscando con ello su aceptación y reconocimiento como integrantes del mismo.

La transmisión transgeneracional se nutre especialmente de lo traumático, lo que causó dolor o vergüenza, y no pudo ser comprendido o integrado antes de quedar sepultado bajo una losa de silencio.

Duelo pendiente

Cuando un drama o una pérdida traumática no ha podido ser asimilada o aceptada por el clan, queda un duelo pendiente, un capítulo inacabado que se inserta en el inconsciente familiar, y puede condicionar el hábitat psico-emocional del clan incluso durante generaciones.

La negación, la represión y el silencio generan una carga emocional que, lejos de liberar al clan, alimentan y mantienen activo el trauma o la pérdida. El silencio cargado de emoción que surge después de la pérdida, o los lapsus y gestos forzados, hacen que, paradójicamente, aquélla refuerce su presencia incluso en descendientes que ni tan siquiera habían nacido cuando ocurrió.

Transmisión transgeneracional

Los duelos pendientes siempre están referidos a muertes inesperadas e injustificables para el clan. Fallecimientos que han rebasado la capacidad emocional de los miembros contemporáneos del fallecido. Pérdidas que no han podido ser admitidas o comprendidas.

Cuando se produce ese colapso emocional, se posterga y queda pendiente la realización del duelo correspondiente. Muertes repentinas, accidentes mortales, suicidios, niños que mueren prematuramente, etc…, acontecimientos, en definitiva, dramáticos e incomprensibles para la familia.

El colapso emocional lleva, en un primer momento, a la negación del suceso traumático y, por ende, al silencio como improvisada medida de protección. Es necesario llevar a cabo el duelo pendiente para cerrar el capítulo traumático, cortar la transmisión transgeneracional del mandato inconsciente y, con ello, liberar a las futuras generaciones de ese pesado lastre emocional.

Incluir al excluido

Realizar el duelo requiere elaborar y expresar las emociones que fueron reprimidas en su momento, aunque hayan transcurrido años o décadas. El inconsciente es atemporal y, por lo tanto, los traumas que se incorporaron al inconsciente familiar, y que reciben como mandatos uno o varios descendientes del clan, están activos y vigentes a la espera de ser cumplidos.

Es preciso poner palabras a lo ocurrido, hablar del muerto en el ámbito familiar, devolverle su lugar en el clan, otorgarle y reconocerle su protagonismo, su identidad; rescatarle del silencio. Se debe restablecer la memoria del muerto, mantener vivo su recuerdo.

El duelo es un proceso ineludible para cicatrizar heridas emocionales del pasado que siguen abiertas. El duelo es la llave que permite liberar al clan familiar del trauma emocional de la pérdida, para poder continuar la vida sin cargas ocultas.

El miedo y el silencio son indicios evidentes de que existe un duelo pendiente, una puerta del pasado que aún está abierta, una herida sin suturar. Cuando un clan carga con un duelo pendiente, las generaciones posteriores, desconectadas de la vivencia de la pérdida, sienten lo ocurrido con desorientación y confusión, porque el trauma sigue activo, presente en ese sustrato de memorias comunes que conforman el inconsciente familiar.

Transgeneracional:; cerrar un duelo – Transgeneracional:; cerrar un duelo -Transgeneracional:; cerrar un duelo

www.volviendoanacer.es | Terapia PsicoBioEmocional Madrid y Skype - Bioneuroemoción - Hipnosis | Transgeneracional: Cerrar un duelo pendiente (Parte 1)Transgeneracional:; cerrar un duelo – Transgeneracional:; cerrar un duelo -Transgeneracional:; cerrar un duelo

Fases del duelo

Todo duelo implica asumir paulatinamente la pérdida superando varias fases.

1ª – Impacto

Corresponde al momento de la pérdida. El trauma imprevisto golpea y genera una profunda vulnerabilidad en las personas cercanas al fallecido. El impacto deja un rastro emocional y físico en ellas.

Aspectos del contexto en el que se produce la pérdida (temperatura, lugares, colores, sonidos, gestos, palabras, etc…), pueden quedar registrados en el inconsciente de los familiares como enlaces (=engramas), que activarán en adelante esa memoria de dolor; vínculos que pueden permanecer activos durante toda su vida.

2ª – Negación

Una vez superada la fase sensorial y fisiológica del impacto, se ponen en marcha inconscientemente los mecanismos de protección que permitirán asumir el duelo. Entre los más habituales cabe destacar la hiperactividad como huida  para silenciar y acallar el sufrimiento extremo.

Otras veces, se buscará un culpable en el que descargar la ira y la impotencia. También es frecuente que se genere una imagen idealizada del fallecido, imagen que quizá se corresponda poco con la real; pero que, sin duda, aporta un apaciguamiento frente al dolor que invade a la familia.

En ocasiones, se busca refugio y sosiego en la religión como bálsamo espiritual. Es habitual también retener la memoria del desaparecido conservando objetos que le pertenecieron o conservando prácticamente intactos los espacios que ocupó.

Hay veces que la persona busca mitigar o desvanecer el dolor entregándose a adicciones, como el alcoholismo o el sexo. Cuando el dolor es vivido por la persona con miedo o con sentimiento de soledad o abandono respecto al fallecido, suelen aparecer trastornos alimentarios que ponen de manifiesto su ansiedad.

Algunas personas optan por la soledad como forma de evadirse. Otras veces, en cambio, se sustituye a la persona desaparecida por otra en la que se proyecta inconscientemente la figura y las cualidades de aquélla; relación de sustitución que obviamente está adulterada desde el principio y que, tarde o temprano, suscitará problemas o limitaciones.

Esta etapa es muy importante porque ayuda decisivamente a la asimilación de la pérdida; pero entraña el serio peligro de que la persona al final opte por atrincherarse en cualquiera de las opciones elegidas, desechando, para evitar revivir el dolor, la posibilidad  de avanzar en el proceso que exige el duelo.

3ª – Exteriorización de las emociones

Las emociones reprimidas enferman, por eso es necesario encontrar un cauce de salida. No es posible realizar el duelo sin expresar las emociones.

La manifestación de la tristeza, la ira, la rabia y la cólera asociadas al duelo pendiente, servirá para liberar incluso a los descendientes que no vivieron el trauma; pero que están encadenados a él a través del inconsciente familiar. Descendientes que, a su vez, portan la tristeza, la ira, la rabia o la cólera de los antepasados que sí vivieron el trauma; pero no fueron capaces de asumirlo.

4ª – Aspecto positivo de la pérdida

Poner palabras al duelo pendiente y a los “no dichos”, facilita el desbloqueo y la integración emocional. La descarga emocional permite dejar atrás lo mental para acceder a la parte espiritual del duelo. Cuando se ha liberado de la pesada losa de las emociones reprimidas, la persona puede tomar distancia respecto a la pérdida para analizarla de un modo distinto, con otra actitud y con otros recursos.

Si se han superado las fases precedentes, la persona que hace el duelo estará en disposición de descubrir los aspectos positivos que haya podido obtener de esa pérdida, como, por ejemplo, una maduración y un crecimiento interior que ahora siente interiormente. En ese momento, se encontrará en la mejor disposición para retomar las riendas de su vida de forma plena y libre, sin obstáculos ni lastres ocultos.

5ª – Perdón

El perdón es irracional. Desde el corazón, se cura la memoria y se perdona tanto a los demás como a uno mismo. Desde el punto de vista del transgeneracional, el perdón posibilita la reconciliación con el clan, es decir, con todo aquello que nos construye, lo que nos da identidad y nos aporta un sentido de pertenencia. El perdón, por lo tanto, realza y pone de manifiesto que la persona forma parte de un sistema al que entrega; pero también del que recibe.

6ª – Legado

Revivir la pérdida, expresar las emociones reprimidas y devolver al fallecido su lugar y su protagonismo, permite a los familiares recuperar y hacer presentes las cualidades que le definieron. De este modo, ese sedimento emocional se convierte, para los familiares, en su legado; la herencia viva y vigente con la que el fallecido, ahora rescatado del silencio, deja su huella en el clan familiar.

7ª – Dejar ir

A partir de ahí, restaurada la memoria del fallecido y reconocido su legado, los supervivientes ya pueden integrar realmente el sentimiento de continuar sus vidas. Para “dejar ir” definitivamente al familiar fallecido, son muy válidos los gestos y rituales simbólicos.

Ese es un lenguaje que entienden muy bien el inconsciente individual y el inconsciente familiar. Un ritual puede representar un broche de oro final a todo el proceso que, además, cortará definitivamente la transmisión transgeneracional del duelo pendiente.

8ª – Renacimiento

El duelo es un proceso interior que enriquece y fortalece. Su realización da paso a la paz interior; pero también aporta nuevas sensaciones, nuevos ímpetus. La liberación interna que se experimenta permite retomar y encauzar la vida con nuevos bríos: renacer. La superación del trauma genera nuevas y quizá desconocidas esperanzas.

Quien supera un duelo pendiente adquiere la experiencia y las herramientas necesarias para afrontar posibles futuras pérdidas desde una posición mucho más fuerte y segura; más preparado, sin duda. Este renacimiento es el síntoma inequívoco de que el proceso de duelo ha terminado y se han superado todas sus fases. Una nueva vida se abre paso, sin frenos.

Para que un duelo quede saldado e integrado deben superar todas y cada una de las fases descritas. La travesía puede ser muy desigual y depende de cada caso y de cada persona. A veces, puede completarse todo el proceso en apenas unas horas; otras veces puede requerir toda una vida, especialmente cuando una parte del clan familiar obstaculiza dicho proceso por un mal entendido sentido de protección respecto al dolor de la pérdida.

El duelo es un requisito indispensable para despedirse de la persona fallecida y liberar al clan. Porque todos los miembros del clan merecen su lugar y aquellos que, por circunstancias traumáticas, han permanecido incluso décadas en el olvido, tienen derecho a recuperar su protagonismo, su identidad. Por eso es crucial comprender que el duelo no realizado se convierte en un duelo congelado que puede tener efectos letales en la salud y en la vida de las generaciones futuras.

.

Asume el duelo

Libera tu vida… Libera a tu clan

Transgeneracional:; cerrar un duelo – Transgeneracional:; cerrar un duelo -Transgeneracional:; cerrar un duelo

Nota Importante: En la segunda parte de este artículo te muestro algunas de las maneras con las que puedes llevar a cabo el duelo. Sin embargo, la más importante de todas es que tomes conciencia de ello, si es que portas una memoria de tu árbol que, hasta este momento, no ha sido liberada.

BioNeuroEmoción® / BioDescodificación, Hipnosis y Regresiones, Numerología Terapéutica. Theta Healing®, Registros Akáshicos, Flores de Bach y MorfoPsicología. Consultas Presenciales en Madrid Alcobendas y Online con Mari Ángeles Cámara de Volviendo a Nacer

Redacción: Mari Ángeles Cámara – Volviendo a Nacer


– Gracias –



Todas las situaciones que consideras problemáticas tienen un aprendizaje para ti
Disfruta de este maravilloso reencuentro con tu Ser

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

.

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!

  • www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología

.

La enfermedad, el auto referente que me invita a crecer

(Puedes escucharlo por Youtube accediendo mediante este enlace)

.

La mayoría de los artículos de mi web, Volviendo a Nacer, están relacionados con enfermedades con el fin de que tomes conciencia de lo que cada una de éstas te quiere indicar, puesto que siempre y en todos los casos se relacionan con la vivencia de una situación que ha sido considerada por nosotros como un conflicto.

Cabe la posibilidad de que tú seas una de las ya millones de personas que saben, o al menos han oído hablar, sobre BioNeuroEmoción® (antes BioDescodificación) y por tanto su lenguaje te sea familiar, o quizá esta sea para ti la primera vez que entras en contacto con ella. Este artículo pretende, si estás dentro de este segundo grupo, ofrecerte una especie de glosario dónde puedas disipar tus posibles dudas acerca del significado de los términos que se utilizan en esta metodología (“sentido biológico”, “conflicto emocional”, “resentir”, “emoción oculta”…). 

Sin embargo, antes que nada, hemos de hacer hincapié en la importancia de proponer un cambio de la forma en que percibimos e interpretamos la enfermedad. Hasta ahora, y en el mejor de los casos, la hemos considerado poco menos que como un mal capricho de nuestro cuerpo que tiene como objetivo el complicarnos la vida; es decir, que otorgamos al cuerpo, que es 100% materia, la capacidad de que pueda decidir si enfermarse o no y cómo y cuándo ha de hacerlo.

Este concepto no solamente es inapropiado, sino que además nos aleja de su verdadera intención, pues la enfermedad no es otra cosa que el mensaje de urgencia que nos envía nuestro inconsciente biológico a través de nuestro organismo para mantenernos con vida.

Esta visión. tan aparentemente sorprendente y revolucionaría, se la debemos al eminente y recientemente fallecido doctor Rike G. Hamer quién, en base a sus propias vivencias y después de numerosos estudios y miles de casos tratados a lo largo de su vida, pudo demostrar que la enfermedad es un programa especial de la naturaleza con un claro sentido biológico (llamado SBS), es decir, se trata de un recurso que viene en mi auxilio, si es que vivo en soledad una situación que supera mi límite de tolerancia de estrés, situación que me coge desprevenido y me paraliza, y para la que no encuentro una solución satisfactoria consciente.

Significado de los términos más comunes 

  • Sentido Biológico: Con el fin de asegurar nuestra supervivencia, nuestro inconsciente biológico se adapta constantemente a las circunstancias de nuestro entorno.

Te pongo un ejemplo: Imagina que estás cruzando una amplia avenida; cuando estás hacia la mitad comienza a parpadear la imagen del semáforo que te indica que va a dar paso a los vehículos. Automáticamente aumenta la movilidad de tus piernas. A nivel inconsciente se da un alerta de peligro y se advierte al cerebro. Tu cerebro analiza, selecciona y sintetiza la situación para obtener el mejor resultado (dentro de los “programas de supervivencia”) y en milésimas de segundo envía la orden a los nervios motores y a los músculos (es decir, a la parte específica del cuerpo que interviene en este conflicto) para que se muevan con mayor rapidez. Corres, llegas a la acera, salvas tu vida. Quédate con un dato importante: La orden llega en el momento más apropiado para ti, ni antes ni después (en este caso ante la imagen del semáforo con la luz parpadeante  que recibe tu sentido de la vista).

 ¿A alguien se le ocurriría considerar este hecho como una enfermedad, o más bien como un reflejo de supervivencia?

Pues bien, lo mismo ocurre para el resto de “programas de supervivencia” a los que llamamos síntomas o enfermedades. Porque fíjate bien que la orden del cerebro, volviendo al ejemplo anterior, no estaba dirigida al hígado, ni al estómago o a la tráquea, sino hacia al aparato locomotor, y dentro del aparato locomotor concretamente hacia las piernas (¿no podía haber sido hacia una mano, un hombro o a un dedo del pie?).

Te pondré otro ejemplo: Cuando una persona vive un conflicto de miedo a morir, su inconsciente biológico manda un mensaje de urgencia que recibe el cerebro, y éste sistemáticamente da la orden al órgano correspondiente, en este caso los pulmones, para que aumente la producción de células con el fin de abastecerse de una mayor cantidad de oxígeno, y por tanto de vida. A esto lo llamamos “cáncer de pulmón”. Puede dar escalofríos cuando nos damos cuenta que todo en nosotros funciona de una forma tan precisa… pero lo mejor de esto es que también funciona a la inversa, de tal manera que cuando el conflicto queda resuelto, el cerebro da una contra orden para que se restablezca el número de células del órgano. La mente se sana, el cuerpo se cura. 

  • Bioshock o impacto emocional: Lo primero que hay que señalar es que todas las situaciones son neutras (=”ni buenas ni malas”). Utilizamos el término de bioschok o impacto emocional, para determinar el instante preciso en el que la situación pasa a convertirse en conflicto, porque algo que escuchamos, vemos, u oímos, que es considerado como vital por nuestro inconsciente biológico, supera nuestro umbral de estrés y quedamos noqueados. Cada cual va a ser susceptible de vivir determinadas experiencias con un elevado estrés psico-emocional en función de la información en la que esté estructurado (Transgeneracional) y programado (Proyecto Sentido Gestacional), amén de la recogida en sus propias experiencias por las que biológicamente ha ido adaptándose al entorno (Edad Cronológica).
  • Resentir: Esta palabra, que se traduce como “volver a sentir”, hace alusión a lo que la persona hubiera querido expresar y calló en el preciso instante de su vida dónde se produjo el conflicto / impacto emocional. El resentir siempre viene acompañado de una emoción, emoción que en su momento quedó reprimida y a la que se conoce como emoción oculta.
  • Programa Transgeneracional: Es la información, como ya hemos visto, que heredamos y en la que estamos estructurados, condicionándonos a vivir ciertas experiencias que interpretamos desde la creencia y emoción que proviene de nuestro árbol genealógico, con el fin de que seamos nosotros quien las trascienda.
  • Programa de Proyecto Sentido Gestacional: Esta información que nos programa, a la que también me he referido con anterioridad, la recibimos durante la etapa que abarca desde nueve meses antes de nuestra concepción, el tiempo que pasamos en el útero materno y hasta los tres años de edad. En este período madre e hijo conviven en una misma burbuja emocional, de tal manera que cada situación que mamá viva es sentida a la par por el hijo y todo ello determinará en gran medida sus futuras vivencias.
  • Programa Cronológico: Durante mi aprendizaje creo mis propias creencias en razón de las necesidades que haya tenido que cubrir, quedando éstas grabadas en mi inconsciente biológico junto a la emoción que las acompañó.
  • Territorio: Cuando hablamos de territorio nos referimos a lo que la persona considera cómo suyo (= pertenencia) y también a su espacio de acción. El ser humano es sumamente territorial, por lo que existe un gran abanico de posibilidades en cuanto a lo que la persona puede considerar como su territorio: trabajo, casa, pareja, hijos, compañeros…
  • Duelo: Aunque en otro contexto y con otros matices, no dejamos de estar repitiendo experiencias de nuestros ancestros a las que ellos no supieron, o no pudieron, dar solución. Cada síntoma o enfermedad es una invitación a llevar una información diferente a nuestro árbol. Sin embargo, una vez que lo sabemos, podemos liberarnos y evitar así el que se repita en nuestra vida una y otra vez. A veces con la toma de conciencia es suficiente, otras, sin embargo, necesitamos cortar simbólicamente los lazos que nos unen con el programa del ancestro en cuestión para que el mensaje sea recibido por nuestro inconsciente. 
  • Hijo real o simbólico: Con este término y en base a una de las leyes del inconsciente que nos dice que el inconsciente no distingue lo real de lo imaginario, simbólico o virtual, se hace referencia a todo aquel o aquello a lo que la persona considere como su hijo (desde su hijo propiamente dicho, hasta su pareja, madre, padre, hermano/a, mascota, negocio…). 
  • Cuarentena: En algunos casos, sobre todo en aquellos en los que el conflicto vivido ha sido de elevada intensidad como los que se manifiestan por ejemplo con un cáncer o una esclerosis, tras la toma de conciencia se hace necesario un periodo de reflexión para facilitar la labor de reconectarse con uno mismo y así hallar respuestas en el silencio mental. La cuarentena conlleva retirarse del escenario habitual ante el peligro que suponen los engramas, y propiciar un espacio que dé lugar a que la persona sienta cual es la decisión más adecuada para su vida.
  • Engrama: Cuando vivimos una situación con connotaciones de conflicto emocional (consideradas como vitales) nuestro inconsciente biológico entra en alerta. Una de sus funciones es grabar absolutamente todo lo recogido por nuestros sentidos relacionado con ese acontecimiento con el fin de protegernos de ello si en algún momento se repite en nuestra vida. Es entonces cuando la red neurológica ubicada en nuestro cerebro crea el engrama, que es una especie de archivo que contiene tanto la información del suceso (imágenes, sonidos, olores, sabores y sensaciones) como la respuesta que damos ante ese conflicto. Si a posteriori se presenta una experiencia similar, automáticamente se acciona el resorte que abre el archivo registrado por nuestro cerebro. Esto nos hace actuar de una manera reactiva e irracional que nos lleva, en muchas ocasiones, a dar una respuesta desmesurada sin que seamos conscientes de porque lo vivimos de esta forma.

.

Si te queda alguna duda al respecto deja tu pregunta en Comentarios y con gusto te daré respuesta

 .

 www.volviendoanacer.es | BioNeuroEmoción® Madrid | Terminología utilizada en BioNeuroEMoción® | La enfermedad es un S.O.S:

 .

Vive en coherencia

Para finalizar, insistir en que la información relacionada con enfermedades que encuentres en los artículos de esta web, tiene como intención ofrecerte el entendimiento de éstas porque toda enfermedad es la solución biológica a un conflicto psico-emocional. Dejamos de interpretar la enfermedad como algo “malo” que viene a hacerme sufrir, o como un desacuerdo entre las células de mi cuerpo, y empezamos a tratarla como lo que realmente es: un Programa Especial con Sentido Biológico, atendiendo al término con que la bautizó el Dr. Rike G. Hamer.

La enfermedad te regala una “segunda oportunidad”, pues te aporta la solución que necesitas para sanar tu percepción y curar tu cuerpo. La enfermedad te invita a vivir coherentemente con tus sentimientos, pensamientos y emociones, y a que te ames, respetes y valores. La enfermedad te reconduce a la parte del camino donde tomaste la decisión equivocada para que lo vuelvas a emprender con la certeza de saber lo que en este momento es mejor para ti.

 .

¡¡Tu vida está esperando a ser disfrutada!!

.

Redacción: Mari Ángeles Cámara – Volviendo a Nacer


– Gracias –


Porque tú tienes el problema pero también tú tienes su solución… te acompaño en el camino de vuelta a tu Ser, si es que encuentras obstáculos para acceder por ti mismo al origen de tu enfermedad, trastorno y/o situación conflictiva

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

[mc4wp_form id=”1576″]

,

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!