Así naces… Así eres

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Así naces... Así eres | ¡¡Estoy hecho un lío!!

  • www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología

.

¡¡Estoy hecho un lío!!

.

Con este nuevo artículo complemento el anterior de título “Proyecto Sentido = Camino de Vida”, en el que ya te anticipaba como la forma en la que yo establezca el primer contacto con el mundo, al quedar esta información grabada en mi inconsciente, configura mi modo de actuación (=mi conducta y personalidad) en relación a todos los momentos que supongan una nueva etapa en mi vida.

Siempre es el bebé quién elige el momento de nacer (o de no hacerlo, como veremos más adelante). En este acto da el primer paso hacia su propia y nueva existencia des-identificándose de la unidad que hasta ese instante conformaba con su madre, y que concluirá aproximadamente a los tres años de edad.

Para ello realiza el acto simbólico de atravesar la puerta (=canal del parto) para salir de su primera casa (=útero), clave para la adquisición de su primera autonomía, puesto que será esta la que paute la manera en que afronte las siguientes.

Veamos una de las definiciones del término “autonomía”: “La autonomía (personal) es la capacidad del individuo para hacer elecciones, tomar decisiones y asumir las consecuencias de las mismas”.

Por consiguiente, aquella persona en la que esta primera autonomía no se haya dado de una forma natural -entendiendo por natural el que sea el propio bebé quien ponga en marcha el nacimiento (=contracciones) y que la vida de este en ningún caso se vea amenazada durante el parto-, se sentirá incapaz de hacer elecciones y tomar decisiones por sí misma ante el miedo irracional que la supone asumir las consecuencias de sus actos.

Tipos de nacimiento

Antes de comenzar a hablar sobre los tipos de nacimiento quiero aclarar que el hecho de que una persona nazca por cesárea, por poner un ejemplo, no lleva implícito que su personalidad coincida 100% con los rasgos que se citan, pero sin duda habrá caracteres con los que se sienta plenamente identificada porque hayan marcado (o continúen haciéndolo) pautas en su vida.

A continuación te mostraré el tipo de comportamiento de una persona que haya venido al mundo con un nacimiento natural, por cesárea, de aquel que nace después de haberle sido administrada una alta dosis de anestesia a la madre, del parto en el que se ha utilizado fórceps y/o ventosas, el que trae una vuelta de cordón umbilical y los que vienen con presentación podálica (de nalgas o con los pies por delante). Te hablaré de los bebés prematuros y de los que han sobrepasado el tiempo de gestación, de los que se han atravesado en el útero, del parto bloqueado, del que se lleva a cabo muy rápido y del que sucede muy lento, del parto que es provocado o inducido y del bebé que aspira líquido amniótico. También sabrás sobre los hijos que han sido deseados de sexo contrario, del bebé no deseado o concebido “a destiempo”, de aquellos que pasan sus primeras horas en la incubadora, de los gemelos y de los niños que nacen tras abortos accidentales e inducidos, o tras muertes fetales (=fantasma horizontal).

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Así naces... Así eres | ¡¡Estoy hecho un lío!!

.

Nacimiento natural

El bebé inicia la acción. Viene al mundo entre la semana 36 y 40 de embarazo. Es un parto sin complicaciones (no se administran medicamentos, no hay sufrimiento fetal, recibe las atenciones correspondientes…), relativamente rápido, fácil y agradable.

Normalmente cuando le preguntamos a mamá en relación a nuestro nacimiento nos dice “el tuyo fue un parto normal”, pero esto no siempre es cierto. Tengamos en cuenta que puede haber una culpa encubierta, por lo que hemos de indagar un poco más.

Comportamiento:

  • Pone en marcha la acción, confía en que todo se va a dar de la mejor manera.
  • Es una persona fácil de tratar.
  • Valora el trato con la gente así como los momentos de soledad.
  • En sus relaciones no hay lucha ni dramatismo.
  • Tiene en cuenta las necesidades de los demás.
  • Tiene un temperamento tranquilo y apacible.
  • Se hace cargo de su vida, tomando sus propias decisiones.
  • Se siente aceptado, respetado y querido.
  • Tiende a vivir de una forma natural los acontecimientos.
  • Siente que su vida es rutinaria, sin altos ni bajos.
  • Tiende a fluir con la vida.

Nacimiento por cesárea

Diferenciamos entre la cesárea que se practica con carácter de urgencia y la programada. La particularidad que las distingue es que en la cesárea de urgencia ha sido el bebé el que ha puesto en marcha su nacimiento (aspecto muy importante a tener en cuenta, dadas sus repercusiones).

De cualquier forma y en todos los casos, el nacido por cesárea puede experimentar el miedo en su vida. Vive la memoria uterina de cuando algo irrumpió, sin permiso, en el lugar dónde hasta ahora se sentía seguro, viéndose obligado a salir. Un hecho que interrumpió y rompió su ritmo, por lo que se siente incapaz de terminar el camino por sí mismo.

Cesárea de urgencia: Da lugar a personas que a pesar de iniciar proyectos no los concluyen. Es como si algo les detuviera en seco (algún tipo de distracción que se considera urgente) y se cuestionarán si realmente vale la pena continuar.

Cesárea programada: En este caso el bebé no está preparado para nacer, bien porque efectúan la operación antes de que finalice el tiempo de gestación, bien porque a pesar de haber concluido éste no existe la voluntad de venir al mundo. La manera de hacerlo es “sacarlo a la fuerza”, sin tener en cuenta su decisión. Su perfil es el de una persona que siente impotencia ante la vida. Invalidan la planificación y ejecución de cualquier acción porque se dan por vencidos antes siquiera de intentarlo.

Comportamiento (en ambos tipos de cesárea y en términos generales):

  • Permite que los demás “irrumpan” en su vida.
  • Con frecuencia se siente manipulado e invadido (o bien es él quién manipula e invade el espacio del otro).
  • Le da miedo el uso de utensilios cortantes.
  • Se retrae ante las personas que “le dejan cortado” y las evita.
  • Se siente interrumpido constantemente en lo que hace.
  • Necesita la caricia y el contacto (piel con piel).
  • Se desilusiona fácilmente (“quiero hacerlo correctamente pero no puedo por más que lo intente”).
  • Tiene dificultad en comunicarse (“no encuentro la vía de comunicación”).
  • Le cuesta tomar decisiones (“si lo hago malo, pero si no lo hago también”).
  • No le gusta que nadie “amablemente” le facilite el camino, y, al mismo tiempo, le supone un esfuerzo concluir aquello que esté haciendo (“quiero terminar esto que empecé pero yo solo no puedo… ¡¡que alguien me eche una mano!!),
  • Se siente confundido (“realmente no sé lo que se espera de mí”).
  • Quiere que las cosas se hagan a su manera (necesita reafirmarse constantemente en el “yo puedo”).
  • Su vida pasa del ON al OFF (encendido y apagado) de un momento a otro.
  • Necesita tener a su alrededor a personas que puedan “salvarle” en una situación de emergencia.
  • Siente hacia su madre una emoción de amor/odio (“ni contigo ni sin ti”): por una parte “mamá no evitó esta interrupción” y por otra “yo soy el causante de sus heridas”.

Alta dosis de anestesia a la madre

Una dosis elevada de anestesia deja inconsciente a la madre, y puesto que ésta atraviesa la placenta (que actúa tan solo como filtro) también lo hace a su hijo, que nace “dormido”. El bebé, por tanto, inicia su nacimiento pero “se pierde” por el camino.

Comportamiento:

  • Pone en marcha la acción, pero en algunos casos siente confusión porque “no sabe” como finalizarla (confía en que “se le dé hecho”), o en otros se aparta a descansar porque ve como un problema el llevar a cabo su propósito.
  • Evita el sufrimiento desconectándose de sus sentimientos y emociones, llegando en ocasiones a hacerlo mediante químicos (=adicciones).
  • Encuentra dificultad a la hora de dar solución a los problemas por sí mismo.
  • Bosteza con mucha frecuencia.
  • Le cuesta enfocar y/o mantener su atención en lo que hace.
  • Se evade con frecuencia de la realidad (=estar en las nubes).
  • En el caso de que la madre hubiera muerto durante el parto, este hijo se niega la felicidad por hacerse culpable de “haber matado” a la madre.

Nacimiento prematuro

(nace antes de la semana 36 de embarazo)

Cuando el bebé desea abrirse paso para nacer antes de “estar preparado”, expresa la necesidad de “quiero escapar cuánto antes, dentro del vientre de mamá peligra mi vida”. Esto, en la mayoría de los casos, muestra el miedo que la madre siente (bien por el propio embarazo, bien por cualquier otra situación que tema en su vida) y del que “quisiera escapar”. 

Comportamiento:

  • No confía en estar preparado para pasar a la acción.
  • Siente inquietud (=temor, ansiedad) por la puntualidad.
  • Llegar tarde supone que los demás estén esperándole.
  • Se adelanta (=presupone) a los acontecimientos.
  • Tras una fachada de seguridad y fortaleza, se esconde una persona débil y frágil.
  • La inseguridad en sí mismo le lleva a dar más importancia a la opinión de los demás que a la suya propia.
  • Encuentra dificultad en “madurar” (emocionalmente hablando).

El nacimiento prematuro también puede devenir del sentimiento del bebé cuando ha habido en la madre una negación a que éste venga al mundo (e incluso se ha pensado en abortar). En este caso la persona puede “ir de puntillas” por la vida, pues siente que no tenía el derecho a nacer. También puede darse una relación durante toda su vida de amor/odio con la madre (ni contigo, ni sin ti), que puede acabar en dependencia emocional.

Nacimiento sobrepasado de tiempo

(nace después de la semana 40 de embarazo)

El bebé que retrasa el nacimiento indica que “vivir fuera es peligroso”. Es, nuevamente, el miedo que vive la madre cuando siente que “el mundo es peligroso” (carencia económica, conflictos con la pareja, abusos…).

Esta emoción que siente la mamá a nivel inconsciente, puede derivar a su vez en un sentimiento de fracaso cuando se hace responsable de no poder poner en marcha el parto de una manera natural (contracciones). Este sufrimiento se llora en silencio, lo que calla y no expresa la mamá (=resentir) es el no querer separarse de su hijo.

Otro aspecto a contemplar es el sentimiento de temor que pueda estar experimentando la mamá ante el hecho de que, una vez nazca su bebé, tenga que hacerse cargo de cubrir todas sus necesidades para las que no se siente preparada (cuidados, alimento, atención, cobijo, contacto, seguridad…). 

Si estudiamos su árbol genealógico podemos ver, por ejemplo, casos en los que los niños han muerto en el proceso del nacimiento, quedando el mensaje en el clan de que “nacer conduce a la muerte”.

Comportamiento:

  • Encuentra dificultad a la hora de iniciar la acción, bien por la pereza de ponerse en marcha, bien porque da por hecho que no es posible alcanzar lo que desea.
  • Tiene algún tipo de fobia (manifestación de miedo ante un peligro) junto a un sentimiento de estar indefenso.
  • No encuentra la manera de gestionar hábilmente su tiempo.
  • Va por la vida con cuidado… “el mundo es peligroso”.
  • Hace las cosas con lentitud.
  • Suele “llegar con retraso” a sus citas.

Nacimiento con fórceps y/o ventosas

El bebé está preparado para nacer: hay contracciones, dilatación del cuello uterino… pero se siente atrapado ante el impedimento de que esto se lleve felizmente a cabo (quizá es demasiado grande, viene mal acomodado, es demasiado lento…). Es entonces cuando se utilizan los fórceps y/o ventosas para extraerle de una manera forzada del que hasta ahora fue su hogar. Estas herramientas le causan dolor pues ejercen una fuerte presión sobre su cabeza (el resto del cuerpo sale sin problemas).

¿Qué situación dramática vive mamá en la que se siente en un callejón sin salida? ¿De qué o quién quiere escapar y no puede? ¿A dónde siente que la están obligando a ir o a hacer que no quiere?

Comportamiento:

  • Pone en marcha sus proyectos con facilidad, pero precisa de una ayuda externa para concluirlos (“no puedo hacerlo solo”).
  • Se siente muy bien trabajando en equipo.
  • Aunque se sienta atrapado en una situación, duda de todo aquel que le tienda una mano (“me puede hacer daño”).
  • Es violento si se siente controlado y/o presionado. Muy al contrario, le gusta asumir el control.
  • Evita el placer porque lo relaciona con el dolor, ante el que siente verdadero temor.
  • Tiene la creencia de que haga lo que haga nunca es suficiente (“no soy lo bastante bueno”, “no valgo, no sirvo”, “algo tengo que estar haciendo mal”).
  • Se siente desconectado de sus sentimientos (=”la cabeza se resiste”).
  • Es muy mental (necesita entender y razonar todo).
  • Presenta patologías relacionadas con la cabeza: migrañas, cefaleas, neuralgias…

Nacimiento con una vuelta de cordón umbilical

El bebé, preparado para nacer, atraviesa el canal del parto cuando el cordón, anudado a su cuello, comienza a estirarse y a encogerse como un elástico. Es en este momento que siente el peligro de ahogarse. Lo que registra su cerebro es “si salgo del vientre de mamá puedo morir… pero si no salgo también”. Asimismo siente que aquello que hasta ahora le mantenía con vida (=cordón umbilical) ahora se la está quitando.

Si buscamos en el transgeneracional podemos encontrar memorias de ahogos o ahorcamientos, en todos los casos reales o simbólicos. Otra posibilidad es que la madre durante el embarazo viviese una historia de ahogo/asfixia (= “me roban mi espacio”, “éste no es el ambiente que quiero para mi hijo”), que hubiese heredado del árbol.

Comportamiento:

  • Encuentra dificultad en “ganarse” la vida (a veces dedica muchos años a los estudios, si trabaja no gana el “suficiente” dinero…).
  • Siendo adulto, se encuentra “queriendo y no pudiendo salir” de la casa de sus padres.
  • Se conforma con muy poco para vivir (=”una bocanada de aire me sirve para mantenerme con vida”).
  • Presenta patologías relacionadas con el aparato respiratorio: bronquitis, neumonía, asma…
  • Le resulta difícil comunicarse y poder expresar sus emociones.
  • Se siente ahogado en cualquier tipo de relación (social, familiar…).
  • Es, asimismo, muy susceptible a la sensación de asfixia (como por ejemplo el uso de corbatas o “cuellos altos” ceñidos).
  • En aquellos momentos en los que mejor está, siente que “algo le está matando”.

Nacimiento con presentación podálica

(de nalgas o con los pies por delante)

El bebé que viene al mundo de esta manera, girándose dentro del útero a pesar de intuir el camino correcto para nacer, puede sentirse rechazado por no ser del sexo deseado por los papás, y por ello, inconscientemente, lo primero que muestra es el culo, que biológicamente representa la identidad. El mensaje que trae para sus padres viene a decir “mirad, soy hembra/soy macho” para que sea reconocido como tal (más abajo lo detallo en profundidad); cuando esto sucede y naces “de culo”, puede ser que en la vida las cosas te vayan de la misma manera.

Otro motivo puede ser que, a pesar de que por un tiempo todo fue bien dentro de mamá, algo cambió y las cosas se pusieron “del revés” (=el entorno deja de ser seguro; como ya hemos visto, buscamos sobre todo en las emociones de mamá). Desear escapar de algo o alguien.

Comportamiento:

  • Inicia la acción pero experimenta odio cuando va a finalizarla.
  • Como siente miedo de ir hacia delante, de caminar hacia el futuro, va despacio y a veces con tono dubitativo (en niños puede manifestarse como un “retraso escolar”).
  • No se alegra de hacer bien las cosas.
  • Asume que “debe luchar en la vida” (relaciones, trabajo…), y “retrocede” cuando se le estrecha el camino.
  • Siente confusión y piensa que es inoportuno.
  • Carga con la culpa de las heridas que “causó” a su madre.
  • Le es complicado comunicarse por temor a estar equivocado.
  • Evita el placer porque lo relaciona con el dolor.
  • Busca agradar para no lastimar a los demás.
  • Se califica como luchador y se auto exige la superación (problemas osteoarticulares).
  • No sabe muy bien cuál es la dirección a seguir.
  • Puede ser violento si alguien trata de “cambiarle” (si es que el médico intentó girarle desde fuera).

Hijos deseados de sexo contrario

Este bebé nace con un programa de “como no soy lo que ellos esperan, voy a hacer todo lo posible para que me quieran”. Da igual que el deseo del padre, de la madre o de ambos durase tan solo un instante, porque esta emoción, que queda impresa en cada una de sus células para toda la vida, expresa el “no ser reconocido como mujer o como hombre”.

Comportamiento:

  • Siente culpabilidad por su sexo (“esto no es lo que se esperaba de mí”).
  • Si es mujer adoptará un programa masculino (que no significa perder la feminidad) y también al contrario.
  • Si es mujer habrá complicaciones con la menstruación.
  • Necesita oír decir que le quieren.
  • Demanda ser alimentado emocionalmente (alimento=madre).
  • Es tal su necesidad de aceptación, que prioriza las necesidades de los otros a las suyas propias (=sacrificio).
  • Para él no es importante existir, sentir que está aquí, que está vivo (=reconocimiento).
  • Siente confusión y piensa constantemente que se equivoca (=”debería hacer lo contrario de lo que estoy haciendo”).
  • Se frustra por no ser lo suficientemente bueno como hombre/mujer.
  • Tiene conflictos con las personas de su mismo género y/o teme asumir la responsabilidad por éste.
  • Hay tristeza, enfado y/o resentimiento en sus relaciones.
  • Duda acerca de lo que se espera de él y también de lo que “merece” recibir.
  • Vive como un conflicto la identidad sexual (la pubertad le resulta un trance difícil).
  • Teme ser desilusionado o causar desilusión.

Bebé no deseado o concebido “a destiempo”

En todos los casos hay una emoción de rechazo experimentada por la madre, el padre o ambos hacia esta concepción. Y como veíamos en el caso anterior, da igual que la emoción haya durado un solo instante, porque esto es suficiente para que el bebé no se sienta deseado (por favor, si leyendo esto te estás identificando no te culpes, nadie es culpable: cada uno hace lo mejor que puede en cada momento, tuvo que ser así y no de otra forma). Por supuesto, una vez el bebé ha nacido, su madre le quiere, alimenta, cuida y mima, pero el primer impacto que quedó grabado es el que determina su manera de vivir, lo que hace que a partir de los tres años (cuando se produce la des-identificación con la madre), busquen constantemente sentirse reconocidos y sientan la necesidad de ser queridos.

Comportamiento:

  • Hace lo indecible para que se le acepte y reconozca (=siempre está dispuesto a dar un poco más y raramente dice no).
  • A pesar de ser lo que más desea, rechaza a las personas que le muestran cariño. 
  • Trata de ser indispensable para no ser rechazado.
  • Necesita ser aceptado hasta tal punto, que prioriza las necesidades de los otros a las suyas propias (=sacrificio).
  • Tiene problemas con los impuestos y otros trámites legales.
  • Encuentra dificultad en planificar/organizar las cosas o, a la inversa, es un planificador/organizador compulsivo (=su concepción no fue “planificada” ni “organizada”).
  • Si su concepción “fue debida a un accidente”, será susceptible a los mismos (=los accidentes se suceden en su vida de manera habitual).
  • Siente que sus relaciones “nunca llegan en buen momento” y/o vive la adicción al rechazo en las mismas.
  • Vive frustrado y puede llegar a desear en algún momento no haber nacido, siendo tan grande el vacío que siente en su interior.

Niños que vienen atravesados

(colocados horizontalmente en el útero)

El bebé no está de frente al canal del parto, sino que se encuentra de lado o en diagonal con la cabeza hacia un extremo y los pies hacia el extremo contrario. Su significado es el de “no querer salir” o el de “buscar la salida porque se perdió”. Normalmente termina en cesárea, pues es muy doloroso para madre y bebé el que el médico intente girarle desde fuera de manera manual, amén de que finalmente de resultado.

Comportamiento:

  • A pesar de su queja frecuente es no saber cuál es “la dirección correcta”, se resiste (hay rabia o miedo) a que otros le indiquen “otra dirección” a seguir.
  • Permanece demasiado tiempo en situaciones de las que sabe que debe salir (=estar atrapado).
  • Se hace esperar por la gente.
  • Normalmente siente confusión y oposición.
  • Se mueve en exceso con el fin de encontrar una “postura” cómoda (a veces hay dolor corporal).
  • Evita el control y la manipulación (si es que el médico intentó girarle).

Parto bloqueado

En este caso el bebé inicia la acción de nacer, pero en algún momento el parto se bloquea y se alarga en exceso poniendo en peligro la vida del bebé. En muchos casos, ante el sufrimiento fetal, se practica una cesárea de urgencia.

Comportamiento:

  • Desarrolla e inicia sus proyectos, pero siempre encuentra dificultades para concluirlos con éxito. En su inconsciente hay una alerta de peligro que amenaza con “si concluyo me muero”, porque de igual manera hubiera sucedido de continuar el parto.
  • Puede tener claustrofobia (=miedo a los lugares cerrados).
  • Normalmente se “bloquean” en sus relaciones: sufren si es que se alargan en el tiempo, y se culpan si acaban por no haber podido hacerse cargo de la situación.
  • Se retrasa en sus acciones esperando a que alguien “le tienda una mano”.
  • La culpabilidad que siente por haber hecho “sufrir a la madre” desemboca en una relación de dependencia emocional con ella.
  • Busca constantemente dar el máximo de sí mismo frente a mamá (=¡soy capaz de esto y de más!).

Parto muy rápido

Me refiero al bebé que inicia la acción del parto tan rápido que ni siquiera hay tiempo de llegar al hospital.

Comportamiento:

  • Lleva a cabo las acciones muy rápidamente, puesto que para él es la mejor solución (=”ser rápido me salvó la vida“).
  • El hecho de encontrar soluciones muy fácilmente les lleva a sentirse culpables por lograr el éxito con “demasiada” rapidez.
  • Es muy enérgico y buen atleta.
  • Siempre está alerta para “salir corriendo”, lo que deriva en un sobre estrés.
  • Su lenguaje interno es “¿para qué esperar?”.
  • Mete prisa a los demás, o se acelera si se siente presionado por los otros.
  • Se siente cómodo realizando planes de última hora.
  • Puede tener problemas de hipertiroidismo.

En aquellos casos en los que el parto sea tan rápido que no se está preparado para que se lleve a cabo, se intenta retener al bebé cerrándole las piernas a la madre para que aguante y lo retenga un poco más. El bebé inicia y pasa a la acción, sin embargo no lo consigue mientras haya algo que les esté obstruyendo el paso. Cuando esto ocurre también puede darse el caso de que la madre, de una manera inconsciente, no se sienta preparada y alargue el tiempo de retener a su hijo.

Comportamiento:

  • Bien espera pacientemente hasta el límite, o se adelanta a los acontecimientos para poder escapar mientras pueda hacerlo.
  • Se siente indefenso y confundido.
  • “Quiere y no puede” abandonar el hogar de los padres (=“me retienen en contra de mi voluntad”).
  • Mantiene relaciones en las que siempre hay un dominador y un dominado, papel éste último que asume.
  • En ocasiones se siente “retenido” por su pareja.
  • Piensa que siempre hay algo le impide conseguir lo que quiere cuando desea hacerlo.
  • Evita, por miedo, tomar sus propias decisiones.

Parto muy lento

Cuando el bebé inicia la acción del parto pero éste de desarrolla con excesiva lentitud, pudiendo tardar horas en dilatar.

Comportamiento:

  • Lleva a cabo las acciones con lentitud, puesto que para él es la mejor solución (=”nacer despacio me salvó la vida“).
  • Se toma las cosas con mucha calma, no importa lo que se demore porque da por hecho que todo “así es como ha de ser”.
  • No pone énfasis en su vida.
  • Es perezoso y disfruta permaneciendo en la cama largas horas.
  • Sus relaciones tienen un carácter “rutinario”, donde impera la monotonía.
  • Evita hacer planes de última hora.
  • Puede tener problemas de obesidad y/o hipotiroidismo.

Parto provocado o inducido

Esta situación no siempre se debe a un motivo de urgencia, y hay que tener muy en cuenta sus repercusiones antes de que se valore como una opción. En estos casos el bebé no inicia la acción (emitiendo su propia hormona) sino que se le empuja a hacerlo, por lo que se le quita la oportunidad de que sea él quien decida el mejor momento.

Comportamiento:

  • Encuentra dificultad para iniciar proyectos porque no sabe cuándo es “el momento oportuno”.
  • Le es complicado administrar el tiempo.
  • Vive esperando que los demás hagan las cosas por él.
  • Se deja hacer, sin opción a defenderse.
  • Suele reprimir sus emociones.
  • No elige sus relaciones, sino que es elegido.
  • Se siente atrapado en sus relaciones.
  • Hay en él un deseo de venganza (=”no me dejaron elegir”).
  • Necesita ser impulsado, que alguien le incite a pasar a la acción.
  • Siente que son los otros los que ponen las normas.
  • Disfruta de estar en la cama.
  • Evita toda clase de compromiso.

Aspiración de líquido amniótico

Cuando esto ocurre el bebé tiene miedo de ahogarse. Esta situación la vive con mucha rabia y culpa a la madre por no haber colaborado lo suficiente.

Comportamiento:

  • Siente que tiene que “tragar” lo que le venga.
  • No sabe decir
  • Presenta problemas estomacales y/o naso-faríngeos.
  • Teme verse “con el agua al cuello”, tanto físicamente, como en situaciones “que los desbordan”.
  • Puede reprimir sus emociones, o al contrario, ser una persona muy emocional.
  • Es una persona intranquila y le cuesta confiar en los demás.
  • Odian sentir su espacio “invadido”.
  • Mantiene una relación de amor/odio con la madre.

Niños que pasan sus primeras horas en la incubadora

Puede haber diversas razones que hacen que el bebé sea llevado a la incubadora, a pesar de no haber sido prematuro.

Comportamiento:

  • Puede vivir episodios de sentirse solo y separado.
  • En ocasiones se protege tras una coraza ante el temor al contacto.
  • Se siente observado y juzgado.
  • Se rodea de personas distantes y frías.
  • No sabe cómo recibir el amor y las caricias.
  • Ante una amenaza se aísla (=incubadora).

Nacimiento de gemelos

El hecho de que los gemelos hayan compartido el útero hace que su vínculo sea muy estrecho. No sólo existe entre ambos una gran afinidad, sino que están conectados por una conexión intuitiva. Hasta tal punto esto es así que incluso llegando a crecer separados, su vida se desarrolla con idénticas similitudes (pueden repetir fechas importantes, nombre de sus parejas, de hijos, igual profesión…).

Comportamiento:

  • El primer gemelo que nace adopta el papel de líder y el segundo el de seguidor.
  • Esperan que su pareja les muestre el camino.
  • En sus vidas se les repite el número dos: llevan la “segunda voz” en sus relaciones, se sienten en “segundo término”, en el sexo buscan que su pareja llegue primero al clímax (=vuelen a ser los segundos).
  • Su pensamiento va dirigido primero hacia el otro y después hacia uno mismo…
  • Tienden a ser muy intuitivos.
  • Necesitan tener un espacio propio.
  • Son personas muy dependientes.
  • Son rivales y compiten entre ellos.
  • Necesitan y a la vez temen la cercanía y la intimidad.

Abortos accidentales e inducidos,

y muertes fetales con anterioridad a mi nacimiento

En la mayoría de los casos, se trata del bebé que fue engendrado para paliar el dolor que causó la pérdida sufrida. En BioNeuroEmoción® la persona que nace después de uno o varios abortos o tras el fallecimiento de un hermano ya nacido recibe el nombre de “fantasma horizontal”, que indica que el niño lleva consigo toda la información de su/s hermano/s. 

Cuando la mamá se queda embarazada hay un torrente de emociones en la familia acerca de la llegada de este nuevo Ser: está el deseo de los padres, el de los abuelos, incluso el de los otros hermanos si los hubiera. Todas estas manifestaciones se impregnan en el inconsciente biológico familiar, dónde todo queda registrado y nada se pierde. Entonces, si el embarazo no llega a término o si el bebé muere después de haber nacido, sucede que toda esta información recae en el siguiente bebé. Esté bebé “lo reemplaza”, “ocupa su lugar”, y recibe en consecuencia los deseos (planes y proyectos) que se formularon para el otro hermano.

Consideraremos también que el Ser que no pudo nacer o murió tan joven traía asimismo su propio propósito de vida, legado que asume el “nuevo bebé”. Por tanto, sin ser consciente de ello, trae unos deseos y proyectos que no son suyos. Esto le lleva a sentir que tiene una “doble personalidad”… y realmente así es, porque no es uno, ¡son dos! (en algunos casos más), y cada uno de ellos trae su propia misión de vida. Pueden, por ejemplo, ser muy valientes y al momento mostrar mucho miedo, porque las “dos emociones” que se alternan entre sí producen dos maneras de reaccionar.

Comportamiento:

  • Siente que no puede vivir plenamente la vida porque hay un temor inconsciente de hacerlo.
  • Experimenta muchos momentos de confusión.
  • No se permite fallar (posibles problemas osteoarticulares).
  • Se pregunta cuál es realmente su sitio (posibles problemas en el ano/recto).
  • La tristeza puede ser una compañera de camino.
  • Duda de si realmente debería estar aquí.
  • Busca, primero, hacer felices a su padre, a su madre o a ambos, después también será la necesidad en la pareja, y si no lo consigue se culpa por ello.
  • No llega a experimentar la felicidad de sentirse amado ni deseado.
  • No suele confiar en nadie.
  • Puede tener cambios de humor muy fuertes (a veces son diagnosticados de trastorno bipolar).
  • Cambia de una idea a otra en un momento.
  • Siente la necesidad de moverse mucho (casos de hiperactividad) y practica la danza, por ejemplo, pero de una manera obsesiva, o realiza simultáneamente varias actividades deportivas. Pero también puede suceder a la inversa, y sentir la necesidad de no moverse o moverse muy poco (persona atraída por filosofías como puede ser el yoga).
  • Tiene dificultad de concentrarse.
  • Es una persona indecisa (no sabe muy bien que camino coger).
  • Normalmente se preocupa de manera excesiva por las cosas.
  • Vive con el miedo a ser reemplazado.
  • Se culpabiliza por todo lo que ocurre a su alrededor.
  • Su temor a las amenazas le hace verlas dónde no las hay.

Si es tu caso, o el de alguna persona cercana a ti, te invito a que escribas una carta de liberación y que empieces a vivir, desde este instante, tu vida de una forma completa y plena. Este hermano/a necesita ser reconocido y, al igual que tú, también liberado.

Es importante que la escribas a mano y que te dirijas a tu hermano/a por su nombre (si lo desconoces hazte caso de tu intuición y asígnale el primer nombre que te llegue).

Procura escribir desde tu corazón para llevarle todo tu agradecimiento y comprensión. Él/Ella forma parte de tu historia, habéis recorrido un camino juntos, pero ahora es el momento de que cada uno realice el suyo propio. Ámale y ámate, y después déjalo ir. Te darás cuenta de cómo tu vida adquiere un sentido completamente diferente.

Reflexiones

¿Todavía te queda alguna duda de que somos por entero información?

Todo habla de nosotros: nuestros familia, nuestro nombre, nuestra fecha de nacimiento, nuestra manera de nacer… y todo ello lo proyectamos, instante a instante, en la gran pantalla del mundo.

Esto que hoy te muestro forma parte de lo que se estudia en la consulta de BioNeuroEmoción®, porque es necesario que tomes conciencia de ello para poder empezar a vivir, y dejar de simplemente “sobrevivir”.

Date cuenta de que no existen culpables: cada miembro del clan lo ha hecho lo mejor posible de acuerdo a las herramientas de que disponía. Las tuyas son diferentes: estás aquí, cuestionándote, mostrando tus inquietudes y desafiando por tanto a los programas que desde tu inconsciente tejen la senda de tu destino. Tú tienes la llave para limpiar y liberar las memorias de sufrimiento y dolor de tus ancestros de todos sus duelos bloqueados que pueden generar, entre otros y como ya hemos visto, problemas de infertilidad o dificultades en el parto.

.

.


– Gracias –


Porque tú tienes el problema pero también tú tienes su solución… te acompaño en el camino de vuelta a tu Ser, si es que encuentras obstáculos para acceder por ti mismo al origen de tu enfermedad, trastorno y/o situación conflictiva

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

,

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!
Share this post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *