Los niños no enferman, los ponemos enfermos

www.volviendoanacer.es | BioNeuroEmoción® Madrid | Los niños no enferman, lo ponemos enfermos | Esponjas emocionales

  • www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología

.

Esponjas emocionales

Si lo deseas, dispones de la opción de escucharlo por Youtube, accediendo desde este enlace

.

Prácticamente en todas las charlas y talleres que imparto, después que se entiende cómo nuestras enfermedades nacen de situaciones que vivimos como conflictos emocionales, surge la misma pregunta: ¿Por qué los niños enferman? ¿También ellos tienen conflictos?

Por supuesto que los niños tienen sus propios conflictos a nivel inconsciente… pero en ningún caso se asemejan a los nuestros.

Hablamos de conflicto cuando no vemos satisfechas nuestras necesidades biológicas, es decir, cuando aquello que necesitamos para sobrevivir se queda al descubierto. Estas necesidades en los niños, sobre todo cuando son muy pequeños, se resumen en las tres más básicas:

  • alimento: tanto orgánico (= comer y beber)  como afectivo (= en forma de contacto físico),
  • aire (= espacio, entorno) y
  • protección.

Pongamos como ejemplo el niño que se muerde las uñas: este niño siente ira hacia sus padres, una ira irrefrenable, pero se detiene ante el impulso de agredirles porque inconscientemente piensa que perdería su amor; el morderse las uñas es la solución biológica con la que se impide llegar a hacerlo.

Sin embargo, a medida que vamos creciendo nuestras necesidades biológicas se vuelven más complejas, de tal manera que, además de las anteriores hemos de sentir cubiertas las necesidades de:

  • reproducción (= asegurar la especie),
  • valoración (=capacidad y libertad de acción),
  • aprendizaje (= lo que me permite ser uno con mis iguales),
  • pertenencia (= al clan, a la sociedad) y
  • reconocimiento / identidad (= SOY).

Hoy en día podemos encontrar muchísima información sobre lo que sienten y lo que viven los niños en cada edad, puesto que gran cantidad de autores coinciden en el hecho de que, a nivel emocional, la madre y el niño están en simbiosis desde el momento de la concepción hasta que éste alcanza aproximadamente los siete años.

Laura Gutman (1), psicopedagoga argentina formada con la renombrada psicoanalista francesa Françoise Dolto y experta en familia, crianza y en psicología femenina en el puerperio, nos regala desde hace ya algunos años, a través de sus libros, conferencias y cursos para madres y profesionales, su maravillosa visión y prestigiosos conceptos en relación a la maternidad, a los niños, y a las relaciones padres / hijos (con mayor énfasis en la figura materna). Te muestro como ejemplo alguno de sus pensamientos:

  • “Para poder cambiar el mundo, hay que criar bien desde la cuna” 
  • “El desamparo de los niños pequeños se hace socialmente visible unos años después, en la edad de la adolescencia. Para criar bien a un bebé, sin que se produzcan frustraciones, hay que comprender profundamente los aspectos oscuros de la maternidad, que son exactamente lo opuesto a lo que nos cuentan las revistas” 
  • “Dejar a un bebé llorando toda una noche equivale a su muerte espiritual. Y después, ¿cómo no vamos a salir violentos? Son pocos los padres que matan físicamente a sus hijos, pero los que los abandonan son mayoría”

  (1) Pincha en el siguiente enlace para descargar en pdf el libro de Laura Gutman: La maternidad y el encuentro con la propia sombra.

.

www.volviendoanacer.es | BioNeuroEmoción® Madrid | Los niños no enferman, los ponemos enfermos | Proyecto Sentido

.

Proyecto Sentido Gestacional

En BioNeuroEmoción® damos especial importancia a las experiencias emocionales vividas por la madre, en el periodo que abarca desde nueve meses previos a la concepción hasta los tres años de edad, y que estudiamos en lo que se conoce como Proyecto Sentido Gestacional, (estudio desarrollado por el el psicólogo clínico Marc Frèchet) puesto que durante esta etapa quedan grabados en el inconsciente del niño gran cantidad de programas que van a condicionar toda su vida (unas veces positivamente, otras de forma negativa).

Te invito ahora a que reflexiones sobre las preguntas que te expongo a continuación, y respondas al menos a algunas de ellas:

¿Quién o qué ocupaba el pensamiento de mi madre durante este período? ¿Cuál era el ambiente emocional en el que vivía? ¿Fui un hijo deseado? ¿Querían niño y fui niña, o viceversa? ¿Cómo era su relación matrimonial… y las relaciones con la familia? ¿Hubo riesgo de pérdida del bebé? ¿Cuál era su situación económica? ¿Sintió tristeza, quizá duda, miedo,..? ¿Cuál era la situación social e histórica del lugar donde residía? ¿Llegué al mundo a término y por mi propio “pie”  o tuvieron que ayudarme con fórceps, cesárea…? ¿Cómo fui recibido en casa? 

Por otra parte, hasta la edad de siete años, en la que concluye el total desarrollo del neocórtex, los niños son una auténtica esponja emocional; de hecho, durante este tiempo, los niños son la manifestación del inconsciente de la madre, dado que su mente está en una vibración constante “alfa”:  puedo asegurarte, sin riesgo a equivocarme, que los niños en esta etapa infantil viven hipnotizados. En este intervalo de tiempo las emociones son el lenguaje que les es propio, la más pura expresión del corazón, que perciben de forma limpia al no existir ningún tipo de contaminación racional.

Nuestros hijos, como el más amoroso y fiel de nuestros espejos, nos reflejan nuestros conflictos inconscientes mediante los síntomas y enfermedades que padecen  En el post sobre el asma veíamos como el niño que enferma de bronquitis o que tiene asma habitualmente, denuncia un ambiente tóxico en casa y/o dificultades de relación en su entorno más cercano. De igual manera, el niño que a menudo tiene dolor de barriga está manifestando la dificultad suya o de su madre para digerir algo que le está ocurriendo, el niño con otitis frecuentes una irritación suya o de la madre por escuchar algo que no quiere oír, o el que desencadena una miopía, delata una necesidad propia o de la madre de estar alerta y “ver” de muy cerca si acecha el peligro (= peleas y discusiones de los padres). Y es que los niños perciben desde su inocencia muchísimo más de lo que nos parece. 

Y ahora, ¿qué hacemos?

La respuesta es sencilla: comenzar a comportarnos como seres maduros emocionales. Para ello, lo primero es dejar la culpa de lado: lo hecho, hecho está. En todo momento hacemos lo mejor que podemos con las herramientas de que disponemos. Si te dejas atrapar por la culpabilidad perderás este precioso instante presente en el que puedes mostrarte siendo tú mismo.

Ahora tienes ocasión, con esta nueva información, de promover la salud en tus hijos y evitarles sufrimiento. ¿Cómo? Haciéndote único responsable de tu vida desde la toma de conciencia de tus emociones, viviendo coherentemente con lo que sientes, evitando “hacer el avestruz”, es decir, dejar de cerrar los ojos a eso que tus hijos te muestran y hacer como que no pasa nada. Agradece la oportunidad que te ofrece la vida para seguir creciendo y hacerte cargo de ti mismo.

Dale rienda suelta a tus sentimientos, permite darte cuenta de que están ahí, expresa todo aquello que te mueve por dentro, sin enjuiciar ni señalar culpables, y después… déjalo ir. Aprovecha cada ocasión con tus hijos para hablar de cómo te sientes y, de esta manera, ellos podrán distinguir lo que es suyo de lo que no lo es y empezarán a poner palabras a sus propias emociones.

En BioNeuroEmoción® sabemos que en un alto tanto por cien la clave del conflicto sobre el malestar del niño pequeño la encontramos en mamá más que en papá; te diré, incluso, que los conflictos que vive papá no van a influir directamente en el niño (cómo lo hacen los de mamá), sino que resonarán en él a través de las emociones que sienta la madre en esa situación. 

Veamos un ejemplo: Papá llega a casa del trabajo echando chispas por la boca, siente frustración y resentimiento por la reprimenda injustificada de su jefe. En cambio, el estado emocional de mamá es de tranquilidad, sabe que el enfado de papá no tiene nada que ver con ella y por tanto se mantiene al margen. El niño, en consecuencia (aunque no entienda muy bien porque papá hoy llega a casa de esta forma), vive la tranquilidad de mamá como propia y así lo expresa también su cuerpo. 

¿Dónde queda papá?

Papá juega un papel fundamental desde los siete años hasta la adolescencia. Los siete años de nuestros hijos marcan el relevo de los padres: la mamá se retira para ceder el papel protagonista a papá.

Son los papás los que estructuran a los niños, los que de la mano les conducen hacia el mundo exterior para que adquieran madurez, autonomía y seguridad en sí mismos, lejos de los estrechos lazos afectivos que les unen a mamá. El papá les muestra las “reglas” del juego: las normas, los límites, la autoridad, la sociabilidad…

Son los primeros pasos de nuestros hijos en su recién estrenada autonomía dónde, expresando sus propios conflictos, aprenden a regularse por sí mismos.

 ¿Qué hacemos en consulta?

En consulta primero tratamos el conflicto con la mamá (después si se precisara con el papá o con el niño), puesto que es la pieza emocional más importante de la escena.

Cuando mamá toma conciencia de la dificultad que ha vivido y se libera expresando su resentir, tan solo con decirle a su hijo: “Ya me he dado cuenta de lo que me estás mostrando con tu enfermedad. Gracias, quedas liberado de ella”, éste deja de manifestar la enfermedad.

Los niños que nacen con una enfermedad congénita pueden estar expresando un conflicto de sus ancestros, algo que, obviamente, no es suyo. En estos casos se recurre al estudio del árbol genealógico, y cuando se entiende qué es y de quién es lo que el niño está reparando, se puede liberar tanto al niño como al clan.

.

¡¡Tu hijo te reclama!!

.


– Gracias –


Porque tú tienes el problema pero también tú tienes su solución… te acompaño en el camino de vuelta a tu Ser, si es que encuentras obstáculos para acceder por ti mismo al origen de tu enfermedad, trastorno y/o situación conflictiva

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

.

www.volviendoanacer.es | Bioneuroemoción Madrid | Hipnosis Clínica Reparadora | Regresiones | Hipnosis Profesional | Numerología Terapéutica | Registros Akhásicos | Theta Healing | Flores de Bach | Estudip Proyecto Sentido Gestacional | Estudio del Transgeneracional | MorfoPsicología.

Mail: angelescmr@gmail.com  –  Tfno. y Whatsapp: +34 685 42 36 53
Consultas presenciales en Madrid y en todo el mundo a través de Skype

.

Suscríbete al blog de Volviendo a Nacer y recibirás las últimas publicaciones y novedades en tu correo electrónico:

,

.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!
Share this post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *